+1 (305) 908-3413

¿Qué es el interés simple y compuesto?

5 min de lectura
que-es-el-interes-simple-y-compuesto

Si estás buscando rentabilidad para tu capital, debes saber que existen diferentes tipos de intereses, entre los cuales podemos mencionar el simple y el compuesto, dos de los más usados en el mundo de las finanzas. 

Con el propósito de brindarte una mejor educación financiera, hoy te explicaremos qué es el interés simple y compuesto, así como sus principales diferencias. Esto te servirá para administrar mejor el capital de tu emprendimiento o reinvertir de manera inteligente las ganancias extra. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es interés simple?

El interés simple es aquel que se aplica sobre un capital específico y puede ser pagado o cobrado en diferentes períodos de tiempo, mensual, trimestral, semestral o anual. 

Para terminar de entender cuál es el interés simple, será necesario repasar sus características:

  1. No es un interés acumulativo.
  2. Siempre se aplica la misma tasa. Por ejemplo, si se trata de un préstamo a pagar en 12 cuotas, se pagará mes a mes la misma tasa de interés. 
  3. La tasa de interés que se paga se calcula de acuerdo al capital inicial.

¿Para qué sirve el interés simple? Dada su naturaleza y funcionamiento, generalmente este tipo de interés se usa en el ámbito financiero. Sirve entre otras cosas para: 

  • Fijar y calcular la ganancia que va a generar un préstamo. 
  • Calcular el costo mensual de un préstamo o cuánto dinero se destina a pagar por un capital. 
diferencias-entre-interes-simple-y-compuesto

¿Qué es el interés compuesto?

La manera más sencilla de entender el interés compuesto es teniendo en cuenta el capital inicial y los intereses acumulados período tras período. En otras palabras, es lo que se conoce como “interés sobre interés”.

 Sus principales características son:

  1. Genera un mayor rendimiento.
  2. Va incrementando el capital.
  3. Es variable, ya que cada período cuenta con su propio cobro. 

Al igual que el simple, es uno de los más usados en el ámbito financiero. Sin embargo, y teniendo en cuenta el concepto de interés compuesto, es más conveniente usarlo para inversiones y no para créditos. 

Te puede interesar ¿Cómo gestionar las deudas de un emprendimiento?

¿Cuáles son sus principales diferencias?

Al tener claro qué es el interés simple y compuesto, es más sencillo entender sus diferencias y  podrás identificar cuándo están bien aplicados o cómo usarlos a tu favor. 

interes-simple-vs-interes-compuesto

Cuánto tiempo se aplica

El interés simple por lo general se utiliza en operaciones a corto plazo. Un crédito a 24 meses es uno de los ejemplos más comunes. 

Por su parte, el interés compuesto, si bien se puede aplicar en períodos cortos, es más común verlo en operaciones a largo plazo. 

El capital

¿Cuál es el interés simple?  Tal y como te explicamos anteriormente, es el que no incrementa el valor del capital. Por su parte, el interés compuesto hace crecer el capital, lo que lo hace una alternativa ideal a la hora de invertir. 

Elementos que los componen

Interés simple:

  • Capital inicial.
  • Interés aplicado al capital.
  • Tiempo.
  • Interés pagado.

Interés compuesto:

  • Capital inicial.
  • Capital final.
  • Intereses.
  • Tiempo.

Crecimiento

Otra forma de diferenciar el interés simple del compuesto es haciendo foco en el crecimiento de la tasa. En el simple, la tasa evoluciona de manera lineal. Al hacer una inversión con este tipo de interés verás que mes a mes consigues el mismo rendimiento o ganancia. 

Por su parte, la tasa en el interés compuesto experimenta un crecimiento exponencial. Esto quiere decir que hay un incremento proporcional al valor del capital y al tiempo de la inversión. Normalmente da la sensación de que se incrementa rápidamente. 

analizando-inversiones-de-interes

El pago

Como mencionamos en apartados anteriores, los intereses simples no varían en el tiempo, esto hace que se pueda calcular cuánto dinero genera mes a mes un capital determinado y así poder recibir el rendimiento (ganancia) cada mes. 

Esto no sucede con los intereses compuestos, por lo que lo más recomendable es esperar a cumplir con el plazo de la misma y así recuperar el capital y la ganancia. 

Conclusión

El mundo de las finanzas es bastante complejo, pero cuando se dominan los conceptos claves se puede sacar provecho. Aprender qué es el interés simple y compuesto te dará un mayor control sobre tus ganancias, lo que te permitirá manejar mejor tus finanzas personales.

La clave para tener éxito y alcanzar nuestro bienestar económico es perderle el miedo a las finanzas. Aprender para qué sirve el interés simple y el interés compuesto es solo el principio, así que te invitamos a sumarte al Diplomado en Finanzas Personales para que amplíes tu conocimiento y adquieras la tan deseada libertad financiera. 

¡Ingresa ahora!

Susana Acosta Maldonado