+1 (305) 908-3413
Paola Cervantes
Paola Cervantes
Contribuidor en Escuela Bienestar
6 min de lectura

Tratamiento de la neumonía en el adulto mayor

tratamiento-de-la-neumonia-en-el-adulto-mayor

La neumonía es una patología respiratoria que afecta los pulmones de forma rápida. Cuando una persona sufre neumonía puede sentir que su respiración se vuelve lenta y dolorosa, incluso experimenta dolores en todo el cuerpo que son producto de la infección. 

La neumonía puede ser muy peligrosa en el caso de personas adultas mayores. Por lo tanto, debe tratarse adecuadamente y a tiempo. Hoy queremos enseñarte más sobre los cuidados de neumonía y cómo prevenir complicaciones. 

¿Qué es la neumonía? 

La neumonía es una infección en los pulmones y puede causar que estos se llenen de fluidos y pus en los alvéolos, tal como explica la revista científica Mayo Clinic. Esto  dificulta la respiración, además de otros síntomas específicos que nos obligan a implementar cuidados para la neumonía. Los responsables son diversos microorganismos como bacterias, virus y hongos. 

Si bien es una patología que puede aparecer en cualquier edad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es más peligrosa en los siguientes grupos poblacionales:

  • Menores de 5 años. Un estudio indica que es la responsable del 15 % de todas las defunciones de este grupo etario.  
  • Mayores de 65
  • Personas con enfermedades crónicas, como las cardíacas o la diabetes 
  • Personas con otro tipo de enfermedades respiratorias 
  • Personas que fuman o beben en exceso. 

Síntomas de la neumonía

Los síntomas de la neumonía se pueden confundir fácilmente con los de una gripe o resfriado común. Por eso es importante que la persona que los siente consulte inmediatamente con su especialista médico de cabecera. 

Según lo describe la OMS, los síntomas más comunes de la neumonía son: 

Tos

La tos en la neumonía puede ser con o sin flema. Por lo general, las personas con neumonía tosen mucho y llegan incluso a ahogarse. Este síntoma suele durar varios días después del tratamiento.

persona-tosiendo

Dificultad para respirar

Otro síntoma clave para detectar la neumonía es la respiración del paciente. Si tienes dificultad para respirar, necesitas sentarte o inclinarte para respirar mejor, o bien sientes dolor toráxico al tomar respiraciones profundas, es necesario consultar con el médico cuanto antes. 

Aunque puede ser doloroso al comienzo, los cuidados después de la neumonía y la dieta para pacientes con neumonía son esenciales para la recuperación pronta. 

Fiebre superior a 37.8°C 

La fiebre superior a 37.8ºC es otro síntoma clave a la hora de detectar la neumonía. Por eso, si una persona tiene fiebre combinada con otros síntomas como tos o dificultad para respirar, se recomienda consultar con un médico lo más pronto posible. 

sintomas-de-la-neumonia

Recuerda que estos síntomas también pueden variar de acuerdo con el tipo de germen, virus o bacteria alojada en los pulmones. Asimismo, la edad del paciente y su salud en general son determinantes.

¿Cómo tratar la neumonía?

Los cuidados de neumonía son variados y cambian según la gravedad. Aunque la mayoría de las veces es posible tratarla en el hogar, los casos más graves pueden requerir hospitalización.

Según la revista Portal Clinic Barcelona, perteneciente al Hospital Universitario de Barcelona, los cuidados o tratamientos son: 

  • Medicamentos: estos son necesarios para combatir la infección. Deben tomarse en tiempo y forma. 
  • Reposo: durante los cuidados de neumonía, el reposo es clave para la recuperación de la persona. 
  • Líquidos: el agua es fundamental en la dieta para pacientes con neumonía. Tomar al menos 2 litros por día marcará la diferencia notablemente. 
  • Oxígeno:  dependiendo de la gravedad del caso. Por lo general lo reciben los pacientes hospitalizados. 

En el caso de personas adultas mayores, es esencial proveer de acompañamiento especializado para su recuperación. Esto se puede ver también en enfermedades como el Alzheimer

persona-con-neumonia

Consejos para prevenir la neumonía en la persona adulta mayor

Teniendo en cuenta la gravedad de la neumonía, es necesario tomar precauciones para prevenirla. Considera los siguientes cuidados expuestos por la revista científica Intermountain Healthcare.

Aplicarse todas las vacunas

Hay vacunas como la de la influenza, que se reciben en los primeros meses de edad. Sin embargo, también hay que contemplarlas para casos específicos y aplicar refuerzos conforme pasan los años. La vacuna de la neumonía se prescribe solamente para personas con riesgo de contraerla. 

Usar mascarilla en espacios públicos

La mascarilla en espacios públicos puede prevenir enfermedades como la gripe o COVID-19, pero también es recomendable para respirar mejor al limpiar o trabajar en espacios donde hay polvo o moho. Además, es imprescindible para no recaer durante los cuidados después de una neumonía

Lavarse las manos con regularidad, especialmente después de salir

Tal como lo indica la revista Portal Clinic Barcelona, la higiene de manos al llegar a casa es fundamental. Lavarse las manos antes de tocar o tomar cualquier otro objeto es imprescindible. De no tener agua y jabón cerca, el alcohol en gel es también recomendable. 

Eliminar el tabaco

Los cuidados de la neumonía incluyen abandonar vicios como el tabaco. En la tercera edad, el humo de tabaco puede generar enfermedades respiratorias más fácilmente. 

Tener una alimentación equilibrada

Una dieta saludable y equilibrada, así como practicar alguna actividad física y mantener un descanso adecuado, son factores determinantes a la hora de prevenir enfermedades como la neumonía. 

Los ejercicios de estimulación cognitiva harán que la persona mayor logre una vida más sana e independiente. Recuerda también mantener un sistema inmune sano y un buen descanso. 

Conclusión

En síntesis, la neumonía es una patología que puede afectar a personas de cualquier edad, pero genera aún más riesgos en menores, personas adultas mayores y pacientes con otras enfermedades o afecciones. Según los datos proporcionados por la OMS, es una patología que se puede prevenir con determinados hábitos y supervisión médica. No dejes de consultar a un médico si tú o alguno de tus pacientes o familiares experimentan estos síntomas. 

Inscríbete en el Diplomado en el cuidado del Adulto Mayor y aprende a identificar los conceptos, funciones y todo lo relacionado con los cuidados paliativos. ¡ Especialistas de primera te esperan!