+1 (305) 908-3413
Paola Cervantes
Paola Cervantes
Contribuidor en Escuela Bienestar
6 min de lectura

Guía para generar autodisciplina en tus colaboradores

Aprende como crear autodisciplina en tus empleados para llevar a tu empresa a otro nivel

Entre las habilidades o aptitudes más buscadas en el mercado laboral, la disciplina sobresale por un par de factores en común, el compromiso y la responsabilidad. De ellas depende que cualquier equipo de trabajo avance de forma constante y hacia un mismo objetivo; sin embargo, más allá de alinearse y seguir una serie de órdenes por temor a recibir una penalización, la autodisciplina es la herramienta que permitirá a todos tus colaboradores cumplir con sus objetivos y llevar la empresa hacia un fin común.

Capacita a tus colaboradores con nosotros y desarrolla sus habilidades emocionales

¿Qué es la autodisciplina?

Se puede definir la disciplina como la capacidad de desarrollar, manejar y controlar la fuerza de voluntad con el fin de ponerlo al servicio de un proyecto, grupo o empresa. Por consiguiente, la autodisciplina es el ejercicio diario e individual que una persona debe realizar para lograr un mayor grado de autocontrol.

De acuerdo a un estudio realizado por la revista científica Academy of Management Annals en 2017, las personas con niveles altos de autodisciplina se enfocan mayormente en temas de bienestar propio como alimentación, salud mental, rendimiento académico y amistades más profundas.

La autodisciplina ha sido considerada como la herramienta más efectiva para finalizar proyectos, superar problemas e incorporar nuevos hábitos positivos. Esta capacidad alcanza su máxima expresión cuando se acompaña de otro tipo de estrategias para optimizar el tiempo, planificar y establecer prioridades.

La autodisciplina cuenta con diversos mecanismos que te permitirán alcanzarla:

  • Perseverancia
  • Entorno
  • Decisión

Estos elementos, además de ser la base para lograr un mayor nivel de autodisciplina, serán el impulso ideal para ganar fuerza de voluntad, tener una vida más feliz y conseguir un mayor autocontrol.

Autodisciplina en el trabajo

Está comprobado que los empleados con autodisciplina son capaces de mostrar estilos de liderazgo más efectivos, pues son capaces de contagiar positivismo e inspirar el resto del equipo. Un colaborador con autodisciplina evitará a toda costa caer en el micromanaging, forma de liderar que ejerce un control excesivo sobre los miembros del equipo.

La autodisciplina requiere de ciertos sacrificios para alcanzar la meta final. Tener esta capacidad presente en todos los aspectos laborales, ayuda a construir una mejor estructura en la planeación de metas y objetivos, tanto personales como grupales. Todos desean un buen resultado, pero desafortunadamente, en muchos casos no se pone la energía, el esfuerzo, ni la planificación necesarias para que esto ocurra, sino que se formulan metas, sueños y deseos, para luego esperar que todo suceda de forma mágica.

Capacita a tus colaboradores con nosotros y desarrolla sus habilidades emocionales

Para implementar cambios y mejoras eficientes para organizaciones y equipos, hay que estar consciente de que se necesitan empleados con autodisciplina para lograr el éxito, en nuestro blog te contamos cuál es la importancia de tener empleado autogestionable. Aunque no existe un manual oficial para fomentar esta gran capacidad en cada uno de tus empleados, hay cuatro puntos principales que pueden llevarte a fortalecer esta disciplina en cada uno de ellos:

1-. Propósito

¿Cuál es la meta, deseo o visión de cada uno de tus empleados? Un colaborador con un propósito es un elemento que trabaja para alcanzar un objetivo. Esto le dará fuerza para ser disciplinado y comprometerse con el grupo, empresa o proyecto.

2-. Planificación

Una buena planificación asegurará y mejorará mucho la probabilidad de que las metas puedan alcanzarse tal y como se tienen previstas. El plan será la guía perfecta para dirigirte a todo tu equipo y puntualizar prioridades y objetivos en común.

3-. Recompensas

Cuando se está luchando para alcanzar metas, sueños o deseos, se necesita motivación durante el camino. Puede tomar un tiempo antes de llegar al destino final, por lo que las recompensas o mini recompensas le darán sentido a lo que se está haciendo en el momento, esto aportará un extra de disciplina en el equipo de trabajo y los mantendrá motivados.

4-. Confianza

La base de la autodisciplina radica en la confianza, pues mostrar esta cualidad a tus empleados, les dará un impulso extra en la creación de sus tareas y por consiguiente, en el logro de las metas individuales y colectivas.

Además de la autodisciplina, tener empleados con un alto nivel de inteligencia emocional, será la llave para lograr todas las metas y objetivos que te propongas. Lee el artículo La importancia de tener empleados con excelente inteligencia emocional y descubre todos los beneficios de esta cualidad.

¿Cómo lograr la autodisciplina en mis empleados?

Como su nombre lo indica, la autodisciplina es un trabajo meramente individual y de constante ejercicio; sin embargo, existen diversas estrategias que pueden llevarte a conocer el estado de tus empleados y acompañar el proceso de cada uno.

Averigua que mina la disciplina

Observar con detenimiento la actitud y el comportamiento de tus empleado será la puerta de entrada para conocer las debilidades de cada uno. Aquellas actividades capaces de dispersar y distraer a cada uno de tus colaboradores, son el punto de partida para detectar fallas y trabajar sobre ellas.

Elimina tentaciones

Esto no significa que tu empresa se convierta en una dictadura, pero es importante mantener lo más lejos posible esos distractores o fuentes de dispersión. Para ello, se necesita un dialogo constante entre tus colaboradores y empleados con el fin de lograr acuerdos y poner total atención en las metas y objetivos.

Hazlo fácil

No marques metas muy estrictas, pues esto solo ocasionará que tu equipo y tú se sometan a un ritmo frenético en el que quizá no se logren los objetivos deseados. Lo mejor es introducir objetivos secundarios o más sencillos para motivar y focalizar la labor de cada uno de tus colaboradores.

Crea hábitos

Aunque algunos podrán decir lo contrario, crear hábitos es importante en un equipo de trabajo. Si quieres lograrlo, introduce tareas repetitivas en tu programación laboral y organiza tu jornada de forma que cada colaborador realice sus tareas en un horario determinado. En poco tiempo esto se volverá un hábito.

Analiza el desempeño

Dedica unos minutos a valorar el avance y ejecución de tareas de cada uno de tus empleados, de esta forma conocerás el estado de cada uno y te mantendrás enfocado en los objetivos del equipo. Practicar y conseguir autodisciplina en tu equipo de trabajo puede encaminar grandes proyectos; sin embargo, es importante ir paso a paso para obtener las metas y éxitos que deseas.

Capacita a tus colaboradores con nosotros y desarrolla sus habilidades emocionales

Si quieres seguir optimizando el proceso de tus empleados, lee esta Guía para convertir a tus empleados en líderes y lleva a tu empresa al siguiente nivel.