Nutrióloga Alejandra Loza
9 min de lectura

Lista de consejos para tener buenos hábitos alimenticios

recomendaciones-buenos-habitos-alimenticios

A veces creemos que comer verduras es lo único que se necesita para tener buenos hábitos alimenticios. Sin embargo, es solo una de las formas para tener una dieta saludable.

Piensa por un momento cuáles han sido tus iniciativas para mejorar tu alimentación… Claro, sin duda muchas. A primera vista, mejorar tus hábitos alimenticios puede parecer complicado, sin embargo no lo es.

Evaluamos algunos de nuestros mejores consejos para que comiences a construir mejores hábitos alimenticios desde cero. 

¡Mejora tus hábitos alimenticios de acuerdo a tu estilo de vida! 

No dudamos en que nunca es tarde para mejorar nuestra salud. ¿Estás de acuerdo? En cualquier momento de nuestra vida podemos hacer un alto en nuestra alimentación y mejorarla un 1000%. 

Si este es tu objetivo regístrate en nuestro Diplomado en Nutrición y Buena Alimentación y conoce cómo alimentarte correctamente.

Y es que llevar un estilo de vida, que incluya hábitos saludables se ha vuelto primordial en los últimos años, debido al aumento de enfermedades relacionadas con la alimentación.

Si tener mejores hábitos alimenticios es tu objetivo, continúa leyendo alcanzar este objetivo.

Tener buenos hábitos alimenticios comienza desde los primeros años de edad

consejos-buenos-habitos-alimenticios

Si tienes algunos pequeños en casa, esta información puede ayudarte a mejorarles su alimentación.

El que piense que ya no tiene chances de mejorar su salud porque está grande, está un poco equivocado. Si bien cuando jóvenes inician los buenos hábitos, en cualquier momento de la vida es posible retomar este objetivo. Aunque claro, entre más pronto mucho mejor.

Regresando al tema, sí, desde jóvenes el cuerpo suele acostumbrarse a pedir cierto tipo de comidas. Esto lo hace porque es fácil que se hereden hábitos de nuestra familia y porque es normal adaptarse a lo que exista en la mesa.

Pero, ¿por qué desde chicos?

Los buenos hábitos de alimentación se deben iniciar desde los primeros años de edad. La lactancia materna es un claro ejemplo, ya que los beneficios, que aporta esta leche al bebé y a la madre, son incontables.

Te voy a mencionar algunos de esos beneficios:

  • Ayuda a la pronta recuperación de la madre.
  • Fortalece el vínculo madre-hijo.
  • Favorece el sano crecimiento del niño.
  • Mejora el desarrollo cognitivo.

Esos beneficios de la leche materna, posibilitan, a largo plazo una disminución del riesgo a padecer sobrepeso, obesidad, diabetes, entre otras enfermedades. Ya que los primeros hábitos de alimentación se aprenden en casa, procura incluir en tu menú, alimentos de buena calidad nutricional.

Si quieres mejorar tu salud, no importa la edad que tengas. Puedes iniciar hoy.

Aquí nuestros mejores consejos para llevar una vida saludable gracias a tus hábitos alimenticios.

Te podría interesar: Cursos de nutrición online, todo lo que debes saber.

Lista de consejos para mejorar tus hábitos alimenticios de una vez por todas

consejos-buenos-habitos-alimenticios

1. Evita sí o sí el consumo de azúcares en exceso

La evidencia científica nos ha evidenciado los grandes beneficios de evitar o disminuir el consumo de los azúcares en alimentos y bebidas. 

Algunos de los beneficios que tiene reducir el consumo de azúcares son:

  1. Mejora la salud dental
  2. Disminuye el riesgo de diabetes
  3. Favorece la pérdida de peso 

Ahora bien, ¿te has dado cuenta que muchas veces, la mayor cantidad de calorías que consumes son provenientes de las bebidas? 

Imagínate si tomas un montón al día…

Y claro, no debería serte extraño que el consumir estas bebidas de manera constante y en cantidades excesivas nos haga ganar unos kilitos de más. Algunas de ellas como: refrescos, jugos, agua de sabor, bebidas energizantes, entre otras.

El evitar el consumo de estas bebidas te podrá beneficiar y librar de una acumulación excesiva de tejido adiposo en tu abdomen

Si te cuesta un poco alejarte de estas bebidas, prueba iniciar con algunas alternativas para evitar o disminuir el consumo de estos alimentos. Te recomendamos usar edulcorantes no calóricos y aumentar la ingesta de frutas en lugar de postres. 

Recuerda no caer en excesos y seguir la recomendación de la OMS: en niños se recomienda que menos del 5% de calorías totales provenga de estos alimentos, y en adultos debe ser menos del 10% de calorías totales. 

2. Consume sal y alimentos con sodio de forma moderada

Disminuye el consumo de sodio y sal. Esto te traerá grandes beneficios para tu presión arterial.

En la actualidad esta es una de las enfermedades más comunes, de casualidad ¿has escuchado sobre la hipertensión?

Pues bien, la presencia de esta enfermedad se debe principalmente al aumento del consumo de alimentos envasados, ya que tienen altas porciones de sodio en ellos. 

Seguramente has notado que un gran porcentaje de los alimentos que compras en el supermercado contiene este ingrediente. Es por ello que la OMS recomienda reducir al mínimo la ingesta de alimentos con sodio.

Su consumo adecuado es menos de 5 gramos al día. Imagínate lo poco que es… Nuestra recomendación es que para iniciar, revisa la etiqueta nutricional de los alimentos que compras.

De igual forma evita aquellas comidas que contengan una cantidad excesiva de sodio e incluye hierbas, especias y condimentos a tus platillos; esto propiciará que agregues menos sal a tus alimentos.

Cuida tu salud, aprende nutrición hoy.

3. Limita el consumo de grasas trans y saturadas, un beneficio para tu salud cardiovascular

De las grasas trans sí habrás escuchado un montón. Hoy vamos a explicarte un poco más de este tema.

Incluir este tipo de grasas en tu dieta es un mal hábito alimenticio que podría perjudicar órganos importantes en tu cuerpo. Así que lee con atención: 

Las grasas trans y grasas saturadas están muy relacionadas con el aumento del riesgo del desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Es importante que sepas que este tipo de afecciones son la causa número uno de muertes a nivel mundial. Por supuesto, esto te lo decimos, no para alarmarte, sino para veas la relevancia de cuidarte.

Si esto es un problema a nivel mundial, imagina los hábitos alimenticios de todo el mundo.

En los últimos años se ha visto un aumento drástico en la generación e ingesta de este tipo de ingredientes, lo que se debe a la facilidad de encontrarlos en los alimentos envasados. Esta es una razón más por la cual te recomendamos revisar los ingredientes que contienen la comida que compras.

Es evidente que no podrás librarte al 100% de estos ingredientes. Sin embargo, es importante que consumas menos del 10% de grasas saturadas y disminuyas el consumo de grasas trans a menos de 2.2 gramos de un total de 2000 calorías.

Así que ya sabes, a cuidar ese corazoncito. 

5. ¿Consumes suficiente fibra?

consejos-buenos-habitos-alimenticios

Consumir suficiente fibra te ayudará a mejorar tu calidad de vida, ya que favorece evacuaciones normales y aumenta la saciedad, debido a que controla los niveles de glucosa, disminuye los niveles de colesterol y evita el estreñimiento.

Por esta razón, a la fibra se le ha asociado con la pérdida de peso, así como también con la reducción del riesgo de padecer ciertos tipos de cáncer. 

La fibra es muy fácil de encontrar en los alimentos, así que es importante incluirlas para obtener una dieta sana. Principalmente la encuentras en frutas, verduras, cereales integrales y leguminosas.

6. Procura comer alimentos frescos

Estamos seguros de que puedes darle check a este factor en tu lista de buenos hábitos saludables. 

Y solo por asegurarnos de que sí, queremos decirte que el consumo de alimentos frescos garantizará que sí te estás alimentando bien. No obstante, si consumes algunos en exceso, estos provocar daños a tu salud. Por ejemplo, algunos como el sodio, azúcares añadidos, grasas saturadas y grasas trans. 

Es importante que consideres que los hábitos alimenticios son imprescindibles en toda la vida, de todo ser humano. De esta manera, los que decidas llevar deberían ser saludables para garantizar un impacto positivo en tu salud.

Quizás iniciar se te haga fácil o difícil, pero siempre podrás comenzar cuando lo desees. Para ello adopta hábitos que más se adapten a tu estilo de vida y que sean sostenibles en el tiempo, es decir, que puedas practicar de manera constante sin que se contrapongan con tus creencias, nivel socio económico, entre otras características individuales que puedas tener.

Si consideras que aún no tienes hábitos saludables puedes comenzar por incluir algunos de los que te hemos compartido.

Los cambios drásticos no generan apego y se suelen abandonar, así que si inicias poco a poco con cambios graduales, estos suelen perdurar más. 

¿Qué son los hábitos alimentarios? 

consejos-buenos-habitos-alimenticios

Iniciemos por conocer a qué sí podríamos llamar buenos hábitos de alimentación.

De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud), los hábitos alimentarios son un conjunto de costumbres que condicionan la forma cómo los individuos o grupos seleccionan, preparan y consumen los alimentos.

Estos hábitos están influidos por la disponibilidad de alimentos, el nivel de educación alimentaria y el acceso a los mismos. 

Piensa un momento nuevamente cuáles son tus hábitos regulares: ¿sabes cómo combinar harinas, proteínas y vegetales? o ¿cuál es la porción que tu cuerpo necesita? Quizás no tenemos esta información del todo clara. Pero tranquilo, no eres el único.

Conocer la importancia de los buenos hábitos alimenticios es vital para comprender por qué debes adaptarlos y hacerlos parte de tu estilo de vida. 

¿Quieres aprender más de nutrición y buenos hábitos alimenticios? 

Regístrate ahora al Diplomado en Nutrición y Buena Alimentación y aprende cuáles deberían ser las condiciones óptimas de nutrición en las diferentes etapas de tu vida.  Además, conoce cómo diseñar menús equilibrados para mantener tu salud y la de tu familia. 

Deja una respuesta

La Nutrióloga Alejandra Loza es Licenciada en Nutrición por la Universidad Autónoma Metropolitana, cuenta con un diplomado en naturismo y control de peso y otro en nutrición aplicada al deporte por el Instituto Mexicano de Nutriología Clínica.

Su experiencia laboral comenzó en el Hospital General de México dando soporte nutricional a pacientes oncológicos, mejorando su respuesta al tratamiento y calidad de vida. Además, ha dado consultas nutricionales privadas a pacientes con sobrepeso, obesidad, enfermedades crónico degenerativas y a personas que realizan deporte.

Las cookies de este sitio web se usan para dar y mejorar nuestros servicios. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. Aprenda más