+1 (305) 908-3413
Chef Belem Reyes Cadena
Chef Belem Reyes Cadena
6 min de lectura

Tipos de merengues: características y usos

tipos-de-merengues-caracteristicas-usos

Bien dicen que de la mirada nace el amor, y aunque no tengamos pruebas científicas para sustentar esta frase, existe algo que lo puede afirmar: el merengue. Y no, no hablamos del alegre ritmo musical, nos referimos a uno de los elementos más vistosos y deliciosos de la repostería, y que cuenta además con varios de tipos de merengue para toda ocasión. 

¿Qué es un merengue?

Aunque la palabra merengue puede relacionarse con una variedad de postres en diversos países, aquí nos concentraremos en la preparación hecha a base de clara de huevo y azúcar empleada en la repostería. Se caracteriza principalmente por su consistencia, la cual puede ser muy ligera, espumosa, suave o hasta crujiente. 

Este delicioso elemento es usado, de acuerdo a su grado de cocción, como relleno o cubierta de pasteles e incluso como un postre individual. Durante su preparación se le pueden añadir otros elementos como aromatizantes, semillas y avellana, así como almendras para mejorar su forma y sabor. 

que-es-un-merengue

¿Cómo hacer un merengue básico?

Para empezar a preparar este delicioso postre, es importante saber que existen diversos tipos o clases de merengues en la repostería. Cada uno cuenta con características únicas y un modo de preparación especial; sin embargo, el más fácil de realizar es el merengue ordinario o merengue francés. 

El merengue francés es usado para dar vida a pequeños merengues individuales o merenguitos que pueden ser disfrutados en cualquier momento. Antes de iniciar, es importante que emplees claras de huevos frescos. Esta característica es elemental si deseas obtener el mejor resultado.

Ingredientes 

4 claras de huevo 

100 gramos de azúcar blanca 

100 gramos de azúcar glass 

Una pizca de sal 

Materiales 

Recipiente hondo 

Batidor globo 

Charola 

Papel encerado 

Duya 

Modo de preparación 

1.-Añade en el recipiente las claras y la sal. 

2.-Empieza a batir a velocidad media con el batidor globo. 

3.-Cuando la mezcla empiece a tomar cuerpo, añade el azúcar sin dejar de batir. 

4.-Sigue batiendo hasta que los granos del azúcar se disuelvan en la mezcla. 

5.-Voltea el recipiente boca abajo y si la mezcla se mantiene sólida, está lista.

Si quieres hacer merengues individuales  

6.-Con una duya forma pequeñas bolitas sobre una charola con papel encerado. 

7.-Hornea a 120° por 20 minutos o hasta que doren. 

8.-¡Listo!

como-hacer-un-merengue-basico

Tipos de merengue y sus características

Como decíamos en un principio, existen diversos tipos de merengues en la repostería. Cada uno alberga un procedimiento diferente y tiene finalidades únicas; sin embargo, todos tienen algo en común: son suavemente deliciosos. Conoce cómo preparar este postre a la perfección en nuestro Diplomado en Repostería y Pastelería. 

Merengue italiano 

Es un merengue muy preciado dentro de la repostería. Se suele usar para “merengar” o decorar pasteles y tartas. También es muy usual para aligerar cremas y para hacer macarrones de forma tradicional. Se elabora vertiendo azúcar cocida o almíbar de azúcar a una temperatura entre 118° y 120° C. sobre las claras ya esponjadas. 

Merengue suizo 

El suizo es quizá el merengue con el mayor grado de dificultad en su preparación. Se realiza mediante la técnica de baño María, y se mezclan las claras de huevo con el doble de su peso de azúcar. Luego del baño María, se deja enfriar para posteriormente batirse a mano y hornearse. Son ideales para decorar y preparar merenguitos de petit four.  

Merengue francés o básico 

Es el merengue más sencillo de preparar y se realiza con claras de huevo batidas y azúcar glass y blanca. Se recomienda usar ambos tipos de azúcar para darle mayor consistencia y sabor, y es ideal para decorar o hacer pequeños merengues individuales con almendras, avellanas y aromatizantes. 

Es importante mencionar que todos los tipos de merengues pueden usarse en funciones como la decoración o la preparación de merenguitos o macarrones. Sus diferencias radican en el método de preparación y el gusto de cada persona. 

tipos-de-merengue

Puntos del merengue 

Se le llama puntos de merengue al nivel de consistencia o estabilidad que puede alcanzar el batido de las claras. Este proceso es fundamental para dar vida a los diversos tipos de merengue. La mejor forma de notar la variedad de puntos que existen, es a través de los picos que se forman. 

Espuma 

Este punto, como su nombre indica, tiene un nivel de consistencia bastante ligero o suave, similar a la espuma.  

Picos suaves 

En este nivel de consistencia los picos se desvanecen tras unos segundos. Este punto es el indicador para comenzar a agregar el azúcar. 

Picos firmes

Es también llamado el punto de nieve. Este punto es ideal para agregar el almíbar cuando se hace merengue italiano.

puntos-de-merengue

Cómo evitar problemas haciendo merengues

Como cualquier elemento de la repostería, realizar un merengue perfecto no se logra de la noche a la mañana. Se necesita de una buena técnica que se irá perfeccionando mediante una serie de consejos y tips. Conviértete en un experto al 100% en la preparación de este postre con nuestro Diplomado en Repostería y Pastelería. 

  • Asegúrate de usar materiales completamente secos y sin rastro de grasa. 
  • Cuida mucho que no caiga ni una gota de yema de huevo en la mezcla al momento de separarlas de las claras. 
  • Para preparar un merengue francés aterciopelado, agrega el azúcar muy lentamente. 
  • Si obtienes un merengue muy líquido en las variedades francesas e italianas, puedes agregar una cucharadita de fécula de trigo mezclada con azúcar para solidificar. 
  • Si tu merengue es espumoso pero no brillante, agrega un poco más de azúcar. 
  • Para que el merengue resista más tiempo con su forma, prueba con un poco de azúcar glass o fécula de trigo en los últimos segundos del montaje. 

Sin importar el tipo de merengue que quieras preparar o disfrutar, recuerda que este delicioso elemento no puede faltar en tus preparaciones. Acompáñalo, porque no, con su homónimo musical. ¡A disfrutar!