+1 (305) 908-3413

Patologías de los huesos más comunes en el adulto mayor

6 min de lectura
patologias-de-los-huesos-mas-comunes-en-el-adulto-mayor

El ser humano tiene 206 huesos que, con el paso de los años, se degeneran naturalmente, lo que da lugar a roturas, quiebres y potenciales enfermedades óseas que afectan la calidad de vida de quienes las padecen. 

Según el portal especializado Infogerontología, el proceso de envejecimiento conlleva distintos cambios fisiológicos y estructurales para el organismo, siendo el sistema óseo  uno de los más afectados. Es así que el 81% de las personas mayores de 65 años padece alteraciones o enfermedades de los huesos, y este porcentaje aumenta al 93% en mayores de 85 años.

Pero ¿por qué sucede esto? En este artículo te explicamos algunas de las causas, así como cuáles son las patologías de los huesos más comunes en adultos mayores. ¡Sigue leyendo!

¿Qué ocurre con nuestros huesos en la adultez?

Los huesos son tejidos vivos que se regeneran de forma constante durante toda la vida de la persona. En la infancia y la adolescencia, el cuerpo agrega nuevos huesos más rápido de lo que elimina los antiguos, pero después de los 20 años este proceso se invierte.

El deterioro del tejido óseo es un proceso natural e irreversible, pero existen algunos factores que pueden acelerar la aparición de enfermedades de los huesos. Veamos algunas de ellas:

Factores de riesgo inmodificables

Este tipo de patologías no tienen que ver con el estilo de vida que lleva la persona y son imposibles de modificar. Entre ellos podemos mencionar:

  • El sexo. Las mujeres tienen mayor probabilidad de sufrir de osteoporosis debido a los cambios hormonales que ocurren después de la menopausia.
  • La raza. Las enfermedades óseas afectan mayormente a las mujeres blancas y asiáticas.
  • Los antecedentes familiares o factores genéticos también pueden elevar el nivel de riesgo.
riesgos-para-adultos-mayores

Aprende todo sobre el cuidado de adultos mayores

Vuélvete un experto en gerontología y obtén tus primeros pacientes con nosotros.

Ingresa al Diplomado en Cuidado del Adulto Mayor

Hábitos poco saludables

Al mismo tiempo, los huesos se ven fuertemente afectados por ciertos hábitos —o malos hábitos— que podemos tener a lo largo de nuestra vida.

Costumbres tales como no consumir suficientes alimentos ricos en calcio, no incorporar suficiente vitamina D, tomar alcohol de forma excesiva, fumar y no realizar actividad física de forma regular, repercuten en la salud ósea de manera negativa y sus consecuencias las sufrimos en edades avanzadas. 

Es por eso que llevar una dieta equilibrada, evitar malos hábitos y buscar alternativas para evitar el sedentarismo, son la mejor opción para fortalecer los huesos. Es necesario incorporar estas costumbres mucho antes de llegar a la vejez. 

patologias-de-los-huesos-mas-comunes-en-adultos-mayores

Patologías de los huesos más comunes en el adulto mayor

Como mencionamos, los cambios físicos ocurridos en los adultos mayores contribuyen a la aparición de diferentes enfermedades de los huesos, algunas más comunes que otras. Conocerlas ayuda a trabajar en su prevención, así que mencionaremos algunas de ellas a continuación. 

Osteoporosis

Según la Fundación Atilio Sánchez Sánches, la osteoporosis no solo es uno de los problemas óseos más comunes, sino que también es una de las diez enfermedades más vistas en adultos mayores, al igual que la fibromialgia

Consiste en la pérdida de masa ósea a mayor velocidad de la que se recupera, lo que contribuye a una pérdida de la densidad de los huesos. Eso hace que sean más frágiles y quebradizos, lo que aumenta los riesgos de sufrir fracturas. La más habitual en personas mayores es la fractura de cadera.

osteoporosis

Osteogénesis imperfecta

Esta enfermedad también hace más frágiles y quebradizos los huesos, pero se produce por un trastorno genético conocido como “huesos de cristal”. 

osteogenesis

Enfermedad de Paget

Otra enfermedad de origen genético que provoca que algunos huesos tengan tamaño excesivo y poca densidad. Si bien no todos los huesos pueden verse afectados, los que presentan deformidades sufren mayores riesgos de roturas, sobre todo durante la vejez.

enfermedad-de-paget

Cáncer óseo

El cáncer óseo es otra de las enfermedades que pueden aparecer en los huesos, y sus síntomas pueden ser dolor de huesos, inflamación de la zona donde se encuentra el tumor, tendencia a la fragilidad, rotura ósea y pérdida de peso sin razón aparente. 

El tratamiento más habitual es la cirugía, en caso de que el cáncer esté localizado, aunque también se puede recurrir a la radioterapia o quimioterapia.

cancer-oseo

Osteomalacia

Esta afección se produce por la carencia de vitamina D, lo que causa debilidad en los huesos. Sus síntomas más comunes son las roturas, pero también puede presentarse debilidad muscular y dolor en los huesos, además de calambres y entumecimiento en la boca, brazos y piernas.

oestomalacia

Osteomielitis

La osteomielitis se produce por una infección, por lo general causada por el estafilococo. Estos llegan al hueso por enfermedades infecciosas como la cistitis, la neumonía o la uretritis, y afectan al hueso o a la médula ósea, tal y como lo explican los especialistas en infogerontologia.

Asimismo, existen dos tipos de osteomielitis: la aguda, cuya vía de infección es hematógena y puede desencadenar en un shock séptico; y la crónica, consecuencia de una lesión antigua que inicia la infección. Esta última no suele presentar sintomatología por un largo período de tiempo.

osteomielitis

¿Cómo cuidar los huesos en la adultez?

Según el Centro Nacional de Información sobre la Osteoporosis y las Enfermedades Óseas de los National Institutes of Health (Estados Unidos), existen muchas alternativas para mantener los huesos sanos y fuertes. Esto reduce en gran medida los riesgos de padecer patologías de los huesos. Entre ellas podemos mencionar:

  • Consumir alimentos ricos en calcio y vitamina D: una dieta balanceada debe incluir alimentos y bebidas con calcio agregado, así como ingredientes que contengan altas cantidades de vitamina D, como las yemas de huevo, el pescado de mar y el hígado.
  • Hacer actividad física moderada de manera habitual: al igual que los músculos, los huesos se fortalecen con el ejercicio. Haz ejercicios y actividades en las que debas sostener tu propio peso. También puedes probar estos 5 ejercicios recomendados para tratar la osteoporosis.
  • Tener hábitos saludables: no hay que fumar ni beber en exceso.
  • Evitar caídas: las caídas son la principal causa de fracturas, pero se pueden prevenir tomando los recaudos necesarios. Además se puede brindar un acompañamiento especial a aquellos adultos con problemas de movilidad y equilibrio.

Conclusión

Las patologías de los huesos son variadas y más riesgosas para las personas mayores. Conocerlas es esencial si deseas prevenirlas y garantizar la salud y calidad de vida durante la vejez.

Si quieres conocer más sobre cómo acompañar y cuidar a los más grandes del hogar, inscríbete en nuestro Diplomado en Cuidado del Adulto Mayor. Aprende junto a los mejores expertos y recibe tu certificado. Emprende en este oficio con nuestra guía en el Diplomado en Creación de Negocios.

riesgos-para-adultos-mayores

Aprende todo sobre el cuidado de adultos mayores

Vuélvete un experto en gerontología y obtén tus primeros pacientes con nosotros.

Ingresa al Diplomado en Cuidado del Adulto Mayor
Norma Ornelas