+1 (305) 908-3413
Ana María Salmerón García
Ana María Salmerón García
Docente en Escuela Bienestar
6 min de lectura

 ¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

que-es-la-intolerencia-a-la-lactosa

Considerada como un alimento de canasta básica en la dieta de millones de personas, resulta imposible ver a la leche como una fuente de malestar. Pero no te preocupes, no estamos diciendo que sea peligrosa, sino que nos referimos específicamente a la intolerancia a la lactosa

Hoy aprenderás por qué se genera la intolerancia a la proteína de la leche y cómo seguir una dieta equilibrada a pesar de ciertas restricciones.

Intolerancia a la lactosa: definición 

La intolerancia a la lactosa se debe a la disminución de las enzimas que ayudan a procesar el disacárido de la misma. Es decir, el consumidor no logra digerir de manera óptima toda la proteína que come o bebe, debido a que su intestino delgado produce menos concentraciones de lactasa, la enzima encargada de descomponer la lactosa. Esta lactosa sin digerir pasa al colon y causa fluidos, gases, dolores y malestar. 

Sin embargo, las personas que sufren intolerancia a la lactosa pueden comprar fórmulas específicas para consumir las proteínas de la leche o tomar leche deslactosada. Esto se aconseja sobre todo en la infancia, pues es la etapa en la que más tipos de nutrientes se necesitan en la alimentación cotidiana

intolerencia-a-la-lactosa

Proteínas de la leche de vaca 

Las proteínas de la leche de vaca pueden clasificarse en diferentes grupos. Por un lado, están las proteínas de suero de leche que se clasifican en tres: 

  • Concentrado de proteína de suero
  • Aislado de proteína de suero
  • Proteína hidrolizada de suero

En el concentrado de proteína de suero, la cantidad de leche con proteína puede variar. Usualmente, contiene entre el 25% y el 89%, dependiendo de si es una gama baja o alta. Este tipo de proteína de suero se vende en polvo y suele tener un 80% de proteína y un 20% en grasas, minerales y humedad. 

El aislado de proteína de suero es la forma más pura que se encuentra, contiene entre un 90% y un 95% de proteína. Es la mejor opción para las personas con intolerancia a la lactosa, ya que casi no contiene este elemento. 

Por último, la proteína hidrolizada de suero contiene entre un 80% y un 90% de proteínas, además de ser la más fácil de absorber. Esta opción es la que se usa en fórmulas infantiles y deportivas. 

Además de las proteínas del suero, también existen otros tipos de proteínas de la leche, que son las siguientes: 

  • Caseína: tiene un 100% de proteína y no contiene lactosa, por lo que es muy utilizada en productos que tengan esta condición.
  • Caseína micelar: por ser una proteína de lenta absorción, se incluye en productos de nutrición deportiva. De esta forma, los músculos absorben proteína durante todo el día. 
  • Concentrados de proteína de la leche: se preparan mediante un proceso de filtración que busca eliminar la lactosa de la leche casi por completo. 
  • Aislados de proteína de la leche: el proceso de selección es más efectivo que en los concentrados, ya que se intenta destruir la lactosa completamente. 
sustitutos-a-la-lactosa

¿Por qué se genera la intolerancia?

Algunas afecciones del cuerpo humano pueden generar concentraciones bajas de lactosa, lo que termina por generar intolerancia. A continuación, te mostraremos cada una de ellas.

Nacimiento prematuro

Es posible que el intestino de los bebés prematuros no produzca los niveles de lactosa necesarios, lo que puede derivar en una intolerancia. Sin embargo, muchos de ellos generan las concentraciones necesarias a medida que van creciendo. Es por eso que queremos resaltar la importancia de la nutrición para una buena salud, pues solo así se puede eliminar el riesgo de sufrir ciertas patologías y condiciones médicas.

Lesiones en el intestino delgado

Si hay alguna lesión en el intestino, es común que se produzca menos lactasa. Las lesiones pueden aparecer por la ingesta de medicamentos o después de ciertas cirugías.

Lactosa no persistente

La lactosa no persistente es una de las causas más frecuentes por la que las personas sufren de intolerancia a la lactosa. Los pacientes con esta afección producen menos lactasa después de la infancia, motivo por el cual es posible que los síntomas comiencen durante la adolescencia o a principios de la edad adulta. 

Ideas para reemplazar la leche

Quienes sufren de intolerancia a la lactosa buscan siempre opciones para reemplazar la leche en sus comidas sin dejar de consumir los nutrientes necesarios. La buena noticia es que existen muchas alternativas que se adaptarán a tus diferentes gustos y demandas. 

Alimentos con un alto aporte de calcio

El consumo de leche está relacionado con la necesidad de ingerir calcio, pero muchos alimentos pueden aportar el calcio necesario para gozar de una buena salud. Entre estos podemos encontrar las bebidas vegetales fortificadas, la leche deslactosada, el pescado, el brócoli, la col rizada, los huevos y otros vegetales de hojas verdes

Cuando realizas una dieta con restricciones, debes ingerir los alimentos recomendados por los especialistas para cubrir las necesidades nutricionales de tu cuerpo. Por ejemplo, si sigues una dieta alta en grasas, lo mejor es aprender cómo llevar una dieta keto

Bebidas vegetales

Combina el café del desayuno con bebidas vegetales. Estas son igual de exquisitas pero veganas, y resultan ser mejores para tu cuerpo. Prueba con la de soya, de almendras o de avena

Alimentos ricos en vitamina D y vitamina K2

El consumo de leche de vaca durante la tercera edad tiene como objetivo cuidar la salud ósea. Existen alternativas que aportan la misma cantidad de nutrientes sin la necesidad de consumir lactosa, un ejemplo de esto son los alimentos ricos en vitamina D y vitamina K2. Recuerda que también se pueden consumir vitaminas para reemplazar la leche y sus derivados. 

el-kit-de-proteinas-que-necesitas

Conclusión

Si bien consumir leche es importante debido a su valor nutricional, esta puede ser reemplazada si sufres de intolerancia a la lactosa. Anímate a probar leches vegetales, fórmulas especiales o complementos de vitaminas D y K2. 

Regístrate en el Diplomado de Nutrición y Buena Alimentación y aprende cómo diseñar menús equilibrados para cada tipo de paciente. Descubre la mejor forma de mantener tu salud y la de tu familia a través de una alimentación consciente. ¡Inscríbete ahora!