¿Cómo hacer un mousse de chocolate perfecto?

7 min de lectura
niño por comer un mousse de chocolate en un frasco

Dicen que lo mejor siempre se hace esperar, y el postre no es la excepción. Se trata del último plato en cualquier comida, pero es el que la mayoría de las personas anhelan degustar. 

Ahora bien, para que los invitados queden satisfechos, el postre debe dar en el clavo; y la preparación y los ingredientes juegan un rol fundamental, sobre todo si se trata de un clásico como el mousse de chocolate

De origen francés, la base de este postre consiste en batir claras de huevo con azúcar hasta llegar al punto nieve para lograr una textura suave y cremosa. Hay distintos tipos de mousse, y recetas hay miles; pero si quieres sorprender verdaderamente a tus amigos, familiares o clientes deberás tomar nota de los siguientes consejos. ¡Aprende cómo hacer un mousse de chocolate perfecto junto a nuestros expertos! 

¿Por qué es tan popular el mousse de chocolate?

Un postre se vuelve popular cuando rompe las barreras de su país de origen y comienza a servirse en restaurantes y hogares alrededor del globo. Eso mismo pasó con la receta de mousse de chocolate: actualmente, decenas de chefs de distintas partes del mundo han logrado adaptar este plato, consiguiendo versiones más clásicas y más gourmet del mismo manjar chocolatoso.  

No obstante, cualquiera podría preguntarse cuál es el “no se qué” de este postre que hace que las personas caigan rendidas ante él. La historia cuenta que fue obra de un prestigioso chef francés llamado Menón, quien en su recetario Les soupers de la cour, dejó escritos cada uno de los pasos e ingredientes del mousse de chocolate. 

La  popularidad de esta crema ligera y aireada inició entre los miembros de la élite, pero no tardó en volcarse a la clase media. Poco a poco y, en términos actuales, la receta se fue “viralizando” y hoy es conocida por dos características muy especiales:

Sencillez

Si te preguntas cómo hacer un mousse de chocolate perfecto, la respuesta es que hay muchas maneras de hacerlo, pero todas son muy fáciles. Este postre se puede hacer en tan solo unos 30 minutos y, en general, con la misma base de ingredientes: huevos y grasa.

Versatilidad

Por otro lado, este postre es ideal porque existen diversas maneras de aprovecharlo: puedes servirlo solo, helado, o como relleno de mousse de chocolate, de esos que acompañan a los bombones o alfajores más deliciosos. 

mousse de chocolate con decoracion de frutos rojos

¿Cómo hacer un mousse de chocolate perfecto?

Cada receta de mousse de chocolate tiene su propio ingenio, pero si sigues los siguientes consejos es muy probable que logres un postre que tus invitados no podrán olvidar jamás. 

Elegir un buen chocolate 

Para hacer un mousse de chocolate perfecto deberás empezar por la base: la calidad de la materia prima. Se recomienda elegir chocolate amargo y con sabor consistente, para que predominen sus notas aún mezclado con la manteca y el azúcar. 

Batir correctamente 

Si quieres hacer un mousse de chocolate esponjoso debes prestar especial atención al punto de mezcla de los huevos, el azúcar y la materia grasa (en general, mantequilla). Cuando logres la consistencia deseada no te detengas: bate por al menos 5 o 10 minutos más. Esto ayudará a que el mousse quede suave y delicioso al mismo tiempo.

Incorporar los ingredientes lentamente

Si bien decíamos que batir es la clave de un mousse de chocolate tradicional y esponjoso, también lo es la incorporación de los ingredientes de la mezcla. Por ejemplo, al inicio de la preparación hay que batir las claras de los huevos hasta lograr el punto nieve; y solo en ese momento es recomendable añadir el azúcar, nunca antes. Lo mismo ocurre cuando hay que agregar el chocolate.

Tener paciencia

Sí, parece una obviedad, pero en la repostería el tiempo es oro. Anteriormente hablamos de la rapidez con la que se prepara este postre, pero aún así no debes intentar agilizar el proceso, ya que podrías comprometer la calidad del resultado final. 

Si quieres lograr un mousse de chocolate perfecto, debes dejar fundir el chocolate a baño maría por unos cinco minutos. Lo mismo sucede al batir los huevos. Todo precisa un proceso de elaboración minucioso. ¡Te aseguramos que la espera valdrá la pena!

Añadir una decoración

El mejor mousse de chocolate debe tener un toque diferente para que llame la atención de los comensales. La presentación clásica se logra con ralladura de chocolate, pero puedes innovar con hojas de menta o algunas moras o frambuesas para darle un aire frutal. Prueba también agregar algún coulis o salsa de frutas. ¡El cielo es el límite!

Tres copas de mousse de chocolate muy pequeñas decoradas con chocolate picado

Te puede interesar también: Técnicas de cocina de vanguardia

Variaciones del mousse de chocolate

Si quieres saber cómo hacer un mousse de chocolate perfecto también es importante conocer las múltiples variaciones que existen en el recetario de este postre. Se puede acompañar con café y hasta con licor. ¡Checa algunas de las opciones más populares!

Mousse de chocolate con fresa

Esta variación del mousse se suele hacer con chocolate blanco. La preparación no cambia, excepto que a la hora de batir la mezcla de chocolate también se deben agregar las fresas muy sutilmente cortadas. Una vez listo, déjalo reposar en el congelador para que los sabores se condensen. 

Mousse de chocolate con café

Lo ideal es hacerlo con chocolate negro para que la combinación entre ambos ingredientes sea realmente explosiva y sabrosa al paladar. En esta preparación se invierte un poco el orden: hay que colocar crema de leche en un bowl y llevarlo al fuego. Luego, lentamente añadir chocolate picado y una taza de café. Al terminar este procedimiento, mezcla con las yemas de huevo y bate como en las anteriores recetas.

Mousse de chocolate con licor

Se trata de una opción gourmet y elegante ideal para una comida nocturna. Al igual que en el caso anterior, debes agregar el líquido junto al chocolate picado. ¡Un manjar digno de ser probado!

Mousse de chocolate con leche condensada

La leche condensada es perfecta para darle más dulzor al postre. Se coloca luego de que el chocolate se haya fundido en baño maría. 

Mousse de chocolate con palta

Esta opción es más osada, pero no por eso menos deliciosa. El procedimiento requiere de utilizar una o dos paltas, pelarlas y colocarlas en la licuadora. Esa mezcla se debe combinar con polvo de cacao amargo para luego agregar miel, leche y esencia de vainilla. Una vez que se haya batido correctamente, se coloca en un nuevo recipiente y va al congelador. ¡Anímate a probarlo!

Conclusión

Si te interesó conocer cómo hacer un mousse de chocolate perfecto y buscas aprender a dominar otras recetas, te recomendamos visitar nuestro Programa de Repostería y Pastelería, donde nuestros expertos te compartirán diferentes técnicas que necesitas para ser todo un profesional en el área. 

Pero eso no es todo; si también tienes ganas de emprender y montar tu propia empresa de pastelería, el Programa de Creación de Negocios te será de gran utilidad para añadir más conocimiento. ¡Inscríbete ahora!