+1 (305) 908-3413
Paola Cervantes
Paola Cervantes
Contribuidor en Escuela Bienestar
7 min de lectura

Presión arterial en el adulto mayor

presion-arterial-en-el-adulto-mayor

Vigilar la presión es importante a lo largo de toda la vida, pero controlar la presión arterial en el adulto mayor es vital para garantizar una salud óptima.

Usualmente, la presión arterial normal del adulto mayor puede ser un poco elevada; sin embargo, hay que prestar atención a sus cambios con el objetivo de detectar problemas de salud a tiempo.

De acuerdo con Nefrología, revista médica de la Sociedad Española de Nefrología, la enfermedad cardiovascular representa la principal causa de muerte, y la hipertensión arterial desempeña un papel importante en este tipo de desenlace. Dado que la hipertensión arterial en el adulto mayor incrementa, controlar y tratar correctamente esta patología es esencial para mejorar su calidad de vida.

En este artículo te enseñaremos cómo controlar la presión arterial del adulto mayor y con esto podrás hacer un seguimiento de su estado de salud sin inconvenientes.

¿Qué es la presión arterial?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias al trasladarse hacia los órganos y partes del cuerpo.

La medición de la presión arterial se realiza con dos valores:

  • Presión sistólica, la cual corresponde al momento en que el corazón se contrae o late.
  • Presión diastólica, que representa la presión ejercida sobre los vasos cuando el corazón se relaja entre un latido y otro.

Para establecer el diagnóstico de hipertensión, la medición de dos días distintos debe mostrar que la presión sistólica es superior a 140 mmHg; la diastólica debe superar los 90 mmHg. Aunque, como la presión arterial normal del adulto mayor tiende a ser un poco más elevada de lo normal, estas mediciones pueden variar.

Sin embargo, el aumento natural de estos números demuestra la importancia de controlar periódicamente la presión en el adulto mayor. Sobre todo si consideramos que, según datos de la OMS, el 46 % de los adultos no sabe que sufre de este padecimiento.

Sin el tratamiento correcto, la presión arterial alta puede derivar en otras enfermedades como problemas cardiovasculares, accidente cerebrovascular o derrame cerebral, insuficiencia renal, problemas en los ojos y otras afecciones.

como-medir-la-presion

¿Cuáles son las causas?

Son muchas las causas que pueden incidir en la presión arterial del adulto mayor. Entre ellas se destaca el sexo, pues son los hombres quienes tienen más probabilidad de sufrirla; además de la genética, ya que estudios han demostrado que las personas afroamericanas son más susceptibles a padecerla.

La hipertensión arterial también puede ser congénita, al igual que otras enfermedades como la diabetes.  Descubre si tienes riesgo de desarrollar diabetes en este artículo y prepárate mejor en el campo de la salud del adulto mayor.

Además de lo anterior, existen otros factores que pueden determinar la presión alta en el adulto mayor.

Consumo de sal

El consumo excesivo de sal no es recomendable, pues aumenta los niveles de presión arterial y disminuye la cantidad de agua en el cuerpo, lo que afecta directamente en la sangre.

Problemas de salud y enfermedades preexistentes

Otras afecciones, como el estado de los riñones, el sistema nervioso, los vasos sanguíneos y los niveles hormonales, pueden incidir directamente en la presión arterial. Las personas que tienen diabetes o antecedentes familiares de hipertensión suelen padecer esta patología. 

Malos hábitos 

Los factores que inciden en el alza de la presión son los siguientes:

  • Cigarro
  • Alcohol
  • Ansiedad
  • Estrés
  • Sobrepeso

Edad

Como mencionamos anteriormente, la probabilidad de tener presión arterial alta aumenta a medida que una persona envejece, pues los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos con la edad. Por este motivo, la presión arterial en el adulto mayor suele ser más elevada que la registrada durante la adultez o la adolescencia.

Valor normal de la presión arterial en personas mayores

El médico geriatra José Enrique Cruz-Aranda, quien se desempeña en el Centro Médico Siglo XXI, nos explica en el artículo Manejo de la hipertensión arterial en el adulto mayor cómo el incremento en la rigidez de las arterias y el remodelado vascular pueden cambiar los mecanismos renales y hormonales durante la vejez.

Por eso, la presión arterial normal del adulto mayor es más elevada, lo que aumenta las posibilidades de sufrir hipertensión. En el caso de los adultos mayores de 60 años, es recomendable que la presión arterial sea inferior a 150/90 mmHg. En personas entre 65 y 79, lo aconsejable es que esté por debajo de 140/90 mmHg. Finalmente, en personas mayores de 80 años se acepta un valor entre 140 y 145 mmHg para la presión sistólica.

Recientes investigaciones de la American Heart Association y del American College of Cardiology han cambiado la definición de presión arterial alta para la mayoría de las personas. Es así que se considera hipertensión cuando los números alcanzan 130/80 mmHg, cuando anteriormente se consideraban los 140/90 mmHg como parámetro.

Por este motivo, es importante que un profesional de la salud evalúe si efectivamente la presión de un adulto mayor es la adecuada en relación con su historial médico. 

todo-sobrel-la-presion-arterial

¿Cada cuánto medir la presión?

Los profesionales de la medicina recomiendan que las personas mayores controlen su presión arterial tres veces por semana y que una de ellas sea durante el fin de semana. Asimismo, la tensión debe medirse dos veces durante el día, una por la mañana al levantarse y otra luego del transcurso de 12 horas. Es importante medir la presión antes de tomar cualquier medicamento.

¿Cómo prevenir la presión alta?

Los especialistas aconsejan cinco formas de controlar la hipertensión sin necesidad de fármacos en adultos mayores. Estas son las siguientes: reducir el consumo de sodio, mejorar la alimentación, bajar de peso, realizar actividad física y reducir el estrés. El estilo de vida influye mucho en la presión arterial, por lo que llevar una vida saludable es clave para prevenir esta patología.

Actividad física

La actividad física mejora la circulación en general y ayuda a controlar la presión alta. Por estos motivos, es recomendable que las personas mayores se ejerciten en un gimnasio con un instructor especializado, tengan un entrenador personal en su hogar o realicen pequeños paseos diarios para movilizar sus cuerpos. 

Buena alimentación y control de peso

Una dieta saludable con bajo contenido en grasas saturadas y sal es fundamental para mantener controlados los niveles de presión y el peso en las personas mayores. Descubre qué alimentos son buenos para la presión alta en este artículo.

Reducir el estrés

Los niveles de estrés demasiado altos pueden ocasionar que aumente la tensión arterial; por lo tanto, se aconseja que todas las personas y especialmente los adultos mayores lleven un estilo de vida tranquilo.

como-prevenir-la-hipertension-en-los-adultos-mayores

Conclusión

La presión arterial en el adulto mayor no es un dato más sin importancia, sino un factor determinante a la hora de cuidar la salud de los más grandes de la casa. Aprende en qué señales centrar tu atención para mejorar la calidad de vida de las personas mayores con nuestro Diplomado en Cuidado del Adulto Mayor. Inscríbete ahora y nuestros especialistas te guiarán durante todo el proceso.