+1 (305) 908-3413
Nallely Kimberly Gámez Rocha
Nallely Kimberly Gámez Rocha
Docente en Escuela Bienestar
14 min de lectura

Guía rápida para aprender a desarrollar la inteligencia emocional

Aprende cómo desarrollar la inteligencia emocional, para tu vida y trabajo

La inteligencia emocional o IE es la capacidad de tu mente para percibir, gestionar, expresar y regular las emociones de forma eficaz, de esta manera podrás aplicarlas en todas las áreas de tu vida. Es por ello que contar con una buena IE incluye mantener buenas relaciones interpersonales, capacidad para controlar impulsos, ser reflexivos, sensibles y empáticos. 

Hoy te contaremos de qué forma puedes mejorar tu inteligencia emocional con nuestra guía y algunos ejercicios. Conoce aquí la manera perfecta para aprender todo acerca de la inteligencia emocional mediante esta Clase Magistral que cambiará tu vida de forma positiva.

Desarrolla tu inteligencia emocional en 5 pasos

1. Crea una mentalidad de autoconciencia

Un componente clave para desarrollar la inteligencia emocional es la capacidad de reconocer y comprender tu propio carácter, estado de ánimo y emociones, para ello debes: 

  • Aprender a mirarte a ti mismo objetivamente, conocer tus fortalezas y debilidades.
  • Llevar un diario para saber de forma precisa cómo te has sentido y analizar las tendencias. 
  • Comprender lo que te gusta y motivarte a desarrollar tus proyectos. 
  • Tómalo con calma. Regálate un descanso y brinda espacios para ti, que te permitan bajar la velocidad de las emociones y pensamientos. 

2. Desarrolla la inteligencia emocional a través de la motivación

El impulso para mejorar y alcanzar metas es un factor fundamental para desarrollar tu inteligencia emocional, pues te permite tener disposición ante oportunidades y situaciones de vida.

  • Crea tus metas. Imagina donde quieres estar en algunos años, define qué te gusta y cómo podrás llegar a ello, eso te ayudará a obtener una actitud enérgica y positiva sobre ti mismo.
  • Sé realista. Apóyate a ti mismo en tus nuevos objetivos, comprende cómo llegarás a ellos paso a paso. Cuando alcances tus metas tendrás confianza en ti mismo para llegar más allá.
  • Piensa positivo y mantente motivado en toda situación. Considera que los problemas y contratiempos son oportunidades de aprendizaje.

3. Sé una persona más empática

La empatía es la capacidad de comprender las emociones de otros, visibilizar que todos tienen sentimientos, miedos, deseos, metas y problemas. Para ser empático debes permitir que sus experiencias se mezclen con las tuyas y responder de una manera emocionalmente apropiada. Generar empatía con las personas que te rodean te ayudarán a desarrollar tu inteligencia emocional, sigue los siguientes pasos:

  • Escucha y comprende lo que está diciendo el otro, deja a un lado tus prejuicios, escepticismo y otros problemas.
  • Crea una actitud accesible y atrae a otros con una buena personalidad.
  • Ponte en los zapatos del otro. Obtén un poco de perspectiva de lo que los demás pueden sentir y pensar desde su experiencia.
  • Ábrete a otras personas. Escucha y conecta con las personas que tienes alrededor. 

4. Desarrolla habilidades sociales

Las habilidades sociales son necesarias para el desarrollo de la inteligencia emocional, ya que nos ayudan a interactuar con las emociones de otras personas de manera efectiva. 

  • Observa a alguien con buenas habilidades sociales, define algo que te gustaría mejorar a ti particularmente y aprende de ella.
  • Práctica, relaciónate y mejora aspectos que encuentres que debes cambiar.

5. Aprende a autogestionarte

Si eres consciente de ti mismo, podrás ejecutar una autogestión y asumir la responsabilidad de tu propio comportamiento y bienestar, controlar las emociones explosivas e impulsivas y permitirte desarrollar la inteligencia emocional de forma adecuada. 

  • Cambia tu rutina. Maneja tus emociones y mejora tu inteligencia emocional, también dependerá de cómo mantienes tu mente ocupada en alguna actividad o pasatiempo.
  • Crea un horario y cúmplelo, así podrás impulsarte a alcanzar objetivos y metas pequeñas.
  • Aliméntate bien y mejora tu estado emocional a través de una buena nutrición y calidad de vida.
  • Canaliza tu energía negativa en actividades que requieran tu atención y deja salir las emociones abrumadoras. 

Para seguir aprendiendo otros pasos para adoptar la inteligencia emocional en tu vida, regístrate en nuestro Diplomado en Inteligencia Emocional y conoce cómo controlar tus emociones para tu beneficio.

¿Qué tener en cuenta para desarrollar la inteligencia emocional?

Etapas que debes tener en cuenta para mejorar tu inteligencia emocional

1. Descubre qué parte de ti quieres mejorar

El primer paso para mejorar tu inteligencia emocional es identificar que requieres modificar algo en ti, la autoconciencia, la autorregulación, tu motivación, la empatía y las habilidades sociales, son algunos de los elementos que podrás cambiar; por ejemplo, puedes aprender a distinguir qué sientes y por qué lo haces, aumentar la capacidad de expresar tus sentimientos de forma correcta e impulsar tu aprendizaje, entre otros. 

A los anteriores factores deberás prestar mayor atención para identificar qué quieres mejorar, Por ejemplo, si tienes tus habilidades sociales en buenas condiciones pero un bajo concepto de autorregulación, debes intentar trabajar este último. Por otro lado, si tienes poca motivación pero una buena autorregulación, deberás procurar trabajar en lo que te hace falta.

2. Evalúate, mide y desarrolla tu inteligencia emocional

Contemplar los aspectos que involucran la IE y conocer en qué ‘nivel’ se encuentran es fundamental para que desarrolles tu inteligencia emocional, pues esto te permitirá identificar las posibles mejoras; Para ello, existen pruebas que te permiten conocer en qué estado estás y qué debes mejorar. Algunas de estas pruebas son: la prueba de Mayer-Salovey-Caruso, la prueba de modelo de Daniel Goleman y el inventario de cocientes emocionales, en otros casos, puedes encontrar pruebas en línea como test basados en habilidades, rasgos, competencias y comportamientos que te indicarán si requieres aprender habilidades emocionales.

3. Aprende sobre inteligencia emocional

Para desarrollar la inteligencia emocional es muy recomendable que aprendas sobre ella, una evaluación te permitirá elegir qué factor requieres trabajar, dependiendo de ello, es posible elegir ejercicios afines que te permitan fortalecer cada área. Por ejemplo, si encontraste que tienes aspectos comunicacionales bajos, puedes mejorarlos a través de una formación organizativa. ¿Qué obtendrás con esta práctica IE?  

  • mejorarás tus habilidades de liderazgo;
  • obtendrás mayor motivación laboral y un mejor manejo en los comentarios y críticas de forma positiva; 
  • mejorarás tu comunicación e identificación de señales de interacción no verbales como el tono, la expresión facial y corporal, entre otros; 
  • generarás habilidades organizativas y gestionarás tiempos de forma eficiente, y
  • destacarás por tu desempeño grupal con un espíritu de trabajo alto. 

4. Aplica en lo aprendido

Para desarrollar tu inteligencia emocional deberás incorporar sus componentes en tu vida diaria, para lograrlo apóyate de ejercicios que fortalezcan tus cualidades y habilidades, presta atención a desarrollar la automotivación, productividad, compromiso contigo y con lo que haces, confianza, flexibilidad, empatía y comunicación. 

Formas fáciles de desarrollar tu inteligencia emocional 

mujer sentada en una silla frente a un escritorio señalando hacia arriba

Las cualidades que debes explorar para desarrollar tu inteligencia emocional las puedes mejorar de forma independiente, en muchos casos son entrenadas para incrementar el bienestar emocional y la conciencia afectiva día a día, ya sea en el trabajo, en las relaciones o en otros aspectos. 

• Práctica identificar tus emociones

Etiqueta e identifica tus emociones más frecuentes y desarrolla conciencia sobre lo que recuerdas haber sentido a lo largo del día, si quieres, puedes probarlo en una lista y nombrar a cada uno de ellos para conocerte mejor; Luego, practica analizando el porqué sentiste eso, ¿Cuántas negativas o positivas encontraste? ¿cuál ha sido la que te ha afectado más? ¿cuál ha sido la causa? Una vez respondas a estas preguntas, evita juzgar, sólo concéntrate en recordar o si lo haces en el momento, escríbelos honestamente. Realiza esta actividad en momentos como: 

  • Cuando alguien te moleste o use palabras duras contra ti, evita reaccionar de inmediato, si es posible, aléjate de la situación y toma un tiempo para ordenar los sentimientos y pensamientos que pudieron surgir para responder acertadamente.
  • Si te encuentras en conflictos interpersonales, analiza detenidamente el punto de la otra persona, comprende qué factor permitió que la persona dijera o se comportara de la forma en que lo hizo, observa cómo cambia tu actitud en el momento en que comienzas a sentir empatía.

Autoevalúate antes de mirar a los demás

Para desarrollar la inteligencia emocional deberás observarte y comprenderte antes que a los demás, el objetivo de hacerte estas preguntas, es que puedas encontrar en tu percepción la forma de mejorar tu IE, fomenta la humildad y el acercamiento hacia lo que sientes. Estas son algunas de las preguntas que te ayudarán:

  •  ¿Eres feliz contigo mismo?
  • ¿Sientes que estás en el camino correcto?
  • ¿Estás pensando de forma asertiva?
  • ¿Existirán otras formas de abordar el asunto?
  • ¿Cómo habrías reaccionado tú? 
  • ¿Estás motivado y te emociona lo que haces?

• Incorpora la empatía como un hábito 

Si puedes ver el mundo a través de los ojos de los demás, podrás relacionarte con las personas fácilmente, comprender sus acciones, comportamientos y demás, esto te ayudará en el desarrollo de la inteligencia emocional. Agrega actos bondadosos en tu día a día, puedes empezar con el agradecimiento y la gratitud, tener conversaciones de corazón a corazón, escuchar a alguien que lo necesite, entre otras actividades. Fortalecer los lazos interpersonales te ayudará a incrementar tus cualidades emocionales y sociales. 

• Aprende a manejar tu estrés 

Un estudio afirma que las personas que logran un éxito en su vida profesional lo obtienen porque son buenas en el trabajo y porque tienen una mayor conciencia emocional de los demás y de sí mismas, es decir, quienes tienen mayor claridad emocional, son mejores manejando su estrés. ¿Esto es importante? Es fundamental aprender a manejar este tipo de situaciones si quieres desarrollar la inteligencia emocional, ya que el agotamiento y las emociones negativas degradan las capacidades emocionales e influyen en la forma en la que te relacionas con otros.

Afrontar el estrés de forma eficaz te traerá algunos beneficios de salud mental, algunas técnicas simples te ayudarán a manejar el estrés y a generar una evolución emocional significativa:

  • Enjuaga tu cara levemente con agua fría después de un encuentro con altos niveles de estrés o con cargas emocionales fuertes, luego incorpórate nuevamente en lo que estabas ¿Por qué? Las condiciones frescas generalmente ayudan a reducir los niveles de ansiedad y dan una sensación de tranquilidad.
  • Evita estimulantes cuando te sientas nervioso. Es común recurrir a ellos para relajarte, sin embargo, intenta manejar las situaciones sin llegar a ellos.
  • Tómate un descanso del trabajo cuando el estrés laboral afecte tu bienestar mental y emocional, sal en familia y dedica un tiempo de calidad para recuperar la percepción, esto te ayudará a combatirlo de una forma más eficaz y rápida.  

• Entrena la autoexpresión

“Las personas que pueden identificar y expresar sus pensamientos de manera efectiva, y de una manera socialmente aceptable, suelen tener una alta inteligencia emocional y autoeficacia” Teniendo en cuenta la cita anterior, para desarrollar la inteligencia emocional debes entender que la autoexpresión y la inteligencia emocional van de la mano.

La autoexpresión implica enfocarse en la construcción de una comunicación asertiva, así como transmitir pensamientos de una forma empática y comprensible. Entrenar la autoexpresión es aprender a elegir la forma correcta de comunicarte con los demás, cómo te sientes y por qué, enfocado en la autorregulación y las buenas habilidades sociales. 

• Desarrolla una mentalidad de crecimiento

La mentalidad de crecimiento te ayudará a desarrollar nuevas formas de crecimiento, a nivel de inteligencia emocional, laboral, social, entre otras áreas. Prueba cultivar pensamientos positivos como: 

  1. “al menos puedo intentarlo”;
  2. “he dado mi mejor esfuerzo”;
  3. “tengo con que enfrentarme a nuevos retos”;
  4. “puedo aprender de mis errores y ser mejor cada día a través de ellos”, y 
  5. “soy capaz de reconocer a los demás”. 

Ejercicios para desarrollar tu inteligencia emocional

mujer leyendo un libro sentada en la cama

Desarrolla tu inteligencia emocional con actividades pequeñas como:

  • Pregúntate por qué haces las cosas que haces;
  • reflexiona e identifica tus sentimientos y emociones;
  • haz una lista de emociones diarias y analiza cuántas de ellas son positivas o negativas, cuáles te dominaron en el momento y qué provocó en ese momento;
  • haz un ejercicio de respiración en momentos de estrés;
  • vive el ahora, olvida lo que pasó hace días y deja de pensar en lo que pasará, enfoca tu atención en lo que estás haciendo en el momento, las personas con quien estás y la situación en la que te encuentras en tu vida, y
  • practica la gratitud y evita dar cosas por sentado, esto creará un ambiente de amabilidad y cercanía con los demás.

Pon en práctica estos ejercicios para desarrollar tu inteligencia emocional

1. Elimina creencias erróneas

Identifica las creencias que te limitan para evitar comportamientos no deseados, estas se manifiestan en pensamientos y acciones muchas veces inconscientes, este ejercicio te ayudará a determinar la raíz de esas situaciones y cómo abordarlas.

  1. escribe en un papel la palabra «debería» y completa 5 oraciones con ella, por ejemplo, «debería ser delgado y hacer más ejercicio»;
  2. luego léelas en voz alta y al finalizar cada una de ellas con un «porque» y anótalo al frente de ella, por ejemplo, «porque hacer ejercicio es sinónimo de ser atractivo», y
  3. convierte la palabra «debería» de la oración en un «podría» y modifícala para que te quede claro que tú puedes hacerlo por ejemplo, «si quisiera, yo podría hacer más ejercicio».

Tus respuestas te darán indicios de dónde viene tu creencia y te ayudarán a cambiar tu pensamiento, de esta forma desarrollarás la inteligencia emocional en el área de tu autoestima.

2. Explora tu temperamento

El temperamento se refiere a aspectos de la personalidad de un individuo que pueden ser biológicos o innatos, los has adquirido a lo largo de la vida o los has heredado. En este ejercicio podrás determinar factores como: «soy tímido», «me gusta hablar», «siempre me gustó el deporte», lo que te ayudará a comprender cómo se forma y cómo puede influir en el desarrollo de tu inteligencia emocional.

Responde las siguientes preguntas:

  1. Describe tu temperamento con tres adjetivos, elige los que más te identifican;
  2. sugiere tres adjetivos que otros usen para describir tu temperamento, no importa si no estás de acuerdo;
  3. repasa cada uno de los adjetivos identificados en las dos preguntas anteriores y analiza si cada uno se debe a herencia genética, atributos físicos, experiencias de vida o condiciones ambientales;
  4. ¿te han afectado estos factores temperamentales? ¿de qué forma lo ha hecho a nivel personal?;
  5. ¿Cómo te afecta cada uno de ellos en un nivel de liderazgo? y,
  6. ¿Cuáles de ellos deseas cambiar y por qué?

3. Ejercicio de autoconocimiento

La autoconciencia es una de las competencias más importantes para desarrollar la inteligencia emocional, ya que te permite comprender tus fortalezas, limitaciones, actitudes, valores y motivaciones; entender lo que crees ahora y cómo esto podría haber cambiado desde el pasado.

Este ejercicio de IE lo puedes realizar periódicamente para mejorar tu inteligencia emocional y aumentar la autoconciencia.

  1. observa una lista de valores de internet para darte una idea;
  2. identifica diez valores que consideres importantes para ti o creas profundamente en ello y anótalos en una lista;
  3. sé muy honesto en la selección de los valores;
  4. de los diez escritos, selecciona solo cinco, y
  5. reflexiona por qué los elegiste.

Para desarrollar la inteligencia emocional debes reflexionar sobre tus acciones, sentimientos y pensamientos, los anteriores ejercicios te ayudarán en el primer paso para identificar qué puedes y quieres cambiar.

Aprende cómo ser inteligente emocionalmente

Nuestro Diplomado en Inteligencia Emocional te brindará otras técnicas para desarrollar esta gran habilidad humana que se ha vuelto primordial para la supervivencia del ser humano. Nuestros técnicos y expertos te ayudarán en todo momento para lograr este cometido.

Deja una respuesta