+1 (305) 908-3413

¿Cómo castigar correctamente a tu perro?

6 min de lectura
perro beagle sentado

Castigar a un perro cuando se porta mal es algo que a nadie le gusta hacer pero que, sin embargo, en ocasiones se torna muy necesario. Es que como dueños de nuestras mascotas, somos responsables de su educación y bienestar, y una forma de evitar problemas o situaciones indeseadas es siendo firmes al momento de regañar.

Ciertamente, el castigo no es la mejor opción, y nunca tiene que ser la primera alternativa. Pero, llegado el momento, saber cómo castigar a un perro de la mejor manera posible siempre será una buena herramienta. 

Ahora bien, ¿Cómo castigar a un perro cuando no obedece o cuando hace algo que no es debido? ¿Hay mejores formas que otras? La respuesta es sí, porque no queremos a nuestros animales asustados o estresados todo el día, por lo que saber cómo castigar a un perro correctamente es fundamental. Aquí te damos algunos consejos. ¡Sigue leyendo!

¿Cuándo debemos castigar a un perro?

Saber cómo castigar a tu perro es tan importante como saber cuándo hacerlo. El castigo, si bien no es lo más recomendado, es un elemento básico para la educación que debemos saber cómo emplear para que surta efecto y no se convierta en algo contraproducente.

Castigar a tu perro debe ser siempre un acto educativo para que comprenda que aquello que ha hecho no puede repetirse. Por eso, debes elegir los momentos adecuados para hacerlo.

Castigos inmediatos

Algo fundamental para castigar a un perro es hacerlo de forma inmediata a la acción inadecuada. De esta forma, el animal puede asociar el castigo a la mala conducta que propició el regaño, y entender qué es lo que no debe volver a hacer. Castigarlo en otro momento puede no surtir efecto o, peor, hacer que tu perro asocie el castigo a una acción que no necesariamente es mala.

Castigos no recurrentes

Situaciones como castigar a tu perro cuando no obedece no deben ser habituales. Es decir, no puedes castigar a tu perro cada vez que hace algo por fuera de tus normas. No lo olvides: no deja de ser un animal que, posiblemente, no entienda del todo lo que está bien y lo que está mal; además de que muchas conductas que puedes reprimirle, para él son naturales.

Por lo tanto, procura escoger sabiamente frente a qué situaciones la aplicarás a un castigo a tu perro, y no lo hagas una respuesta habitual.

¿Cómo castigar correctamente a tu perro?

Ahora sí, veamos cómo castigar a un perro correctamente, con algunos consejos que siempre debes tener en cuenta al momento de reprimir una mala conducta de tu mascota:

No pierdas tiempo

Como dijimos, el castigo debe llegar inmediatamente después de que tu perro haya realizado la conducta que no nos gusta y queremos eliminar. De lo contrario, puede no tener efecto o perjudicar al bienestar de tu mascota.

perro regañado junto a su dueño

Aplica un castigo que sea punitivo

El castigo debe ser punitivo para que tu perro entienda las consecuencias de su mala conducta. Pero cuidado, debe serlo en su justa medida: ni muy agresivo, ni demasiado poco. Así lograrás una respuesta acorde a la conducta errada sin provocar consecuencias negativas en tu amigo peludo.

Castiga brevemente

Los castigos no pueden ser interminables, ni tampoco extenderse a lo largo de mucho tiempo. Es importante que la reprimenda termine en cuanto el animal ha dejado de mostrar el comportamiento que queremos eliminar. Ni un segundo antes, ni un segundo después.

Trata de no asociar el castigo a una persona

Es importante que no termines haciendo que tu mascota identifique la fuente del castigo ni la relacione con alguien en particular. Esto no hará que la mala conducta desaparezca sino que, simplemente, no la lleve a cabo en tu presencia.

perro rescondido detras de un arbol

Evita el castigo todo lo posible

Puede parecer contradictorio, pero el mejor castigo es el que no sucede. Esto no quiere decir que no debas aplicarlo nunca, ni mucho menos que no tengas que educar correctamente a tu perro; sino que es mejor probar otras alternativas que no pongan a tu mascota en una situación de estrés o miedo permanente por posibles reprimendas. Los estímulos positivos frente a las buenas conductas son herramientas más agradables para ambas partes. 

Lee también: ¿Cómo educar a tu perro para que te defienda?

Posibles riesgos al castigar a un perro

Como mencionamos, si bien es muy importante saber cómo castigar a un perro cuando no obedece o hace algo indebido, lo mejor es tratar de evitar la situaciones de castigo. Esto es porque este tipo de acciones represivas puede traer consecuencias indeseadas tanto para la relación que tienes con tu mascota como para su bienestar mismo.

Evitación y no cooperación

El castigo injustificado o excesivo no logra el aprendizaje de buenas conductas, sino todo lo contrario. De hecho, no ofrece a tu perro ningún tipo de aprendizaje alternativo a lo que hace mal, de modo que tampoco puedes reorientar la conducta indebida. Además, las reprimendas promueven conductas de evitación por parte de tu perro y, por lo tanto, hacen que luego no cooperen en prácticas más positivas.

Agresividad

El castigo puede ser interpretado como un acto de violencia por tu perro, incluso si no utilizas reprimendas físicas —algo que, en realidad, nunca debes hacer. Por ello, tu mascota puede reaccionar con agresividad, algo que siempre se debe evitar por lo peligroso que resulta.

Deterioro del vínculo afectivo

Ciertamente, la incorporación de castigos, sobre todo si no sabes cómo castigar a un perro cuando se porta mal, puede deteriorar el vínculo que existe entre tú y tu mascota. Y eso es algo que nadie quiere. 

Malestar 

Por último, otro riesgo del castigo para tu perro es que éste vea comprometido su bienestar debido a la ansiedad que le provocan las reprimendas. Asimismo, el castigo puede generar una aversión a la situación que impide la relajación del animal y el estado mental positivo del perro necesario para poder modificar su comportamiento.

consejos para castigar a tu perro adecuadamente

Conclusión

Ahora ya sabes cómo castigar a un perro debidamente. Sin embargo, recuerda que esta alternativa nunca debe ser la primera opción. ¿Quieres saber qué otras opciones tienes para educar a tu perro de una forma más positiva? Ingresa a nuestro Diplomado en Entrenamiento Canino donde podrás aprender de los mejores expertos. ¡Te esperamos!

Anaisa Flores
Docente en Bienestar