La importancia de la estabilidad emocional y profesional de los cuidadores de adultos mayores

6 min de lectura
cuidadora sonriendole a un adulto mayor

Cuidar a un adulto mayor no es una tarea fácil. Aunque muchas veces sea la propia familia del anciano quien se encargue de ayudarlo, siempre es recomendable que puedan conocer herramientas, consejos y técnicas importantes para llevar a cabo esta profesión de manera correcta y priorizando la estabilidad emocional de ambas partes.

Es que al desarrollar este trabajo siempre se suele pensar en el bienestar e integridad de los ancianos. Pero, ¿Qué pasa con los cuidadores? También es fundamental que esa persona reciba los cuidados emocionales correspondientes. En este artículo veremos que es un cuidador, cuál es el trabajo emocional que llevan adelante y cuáles son los cuidados necesarios a tener en cuenta para su bienestar laboral. ¡Comencemos!

El papel fundamental de los cuidadores de adultos mayores

Cuando las personas llegan a una edad en la que necesitan de la colaboración de otras para realizar sus actividades cotidianas, aparece la figura del cuidador. En ese sentido, si te preguntas qué es un cuidador, es fundamental que sepas que se trata de una persona que brinda ayuda a otra que lo necesita, como puede ser el cuidado de ancianos en casa.

Contención y acompañamiento

Para ofrecer servicios de cuidador en adultos, debes saber que una de las tareas que más realizan los cuidadores es la de atender las emociones en el adulto mayor y colaborar en su bienestar. Poder acompañarlo en su día a día, contenerlo ante cada situación y levantar su ánimo en momentos de depresión, son algunas de las maneras en las que los cuidadores se hacen presente en sus vidas.

Prevención y cuidados físicos

Además de los cuidados emocionales, un cuidador también se encarga de cuestiones más bien físicas de un adulto mayor. Algunas de las tareas que pretende el cuidado de ancianos en casa son: preparar su comida siguiendo su dieta balanceada, garantizar su higiene y confort y hasta prevenir accidentes.

cuidador de anciano tomando su cabeza demostrando dolor

Causas del llamado “Síndrome del cuidador de adultos mayores”

Ya pudimos ver que es un cuidador y cuáles son las tareas que realiza. Sin embargo, es fundamental conocer también la otra cara de la moneda: aquellos problemas a los que se puede enfrentar una persona al desarrollar un cuidado dependiente de un adulto mayor. 

Algunas de las causas que pueden generar incomodidad, malestar, y hasta trastornos emocionales en un cuidador son:

Vivir con la persona a la que se cuida

Las emociones de los cuidadores pueden aparecer en cualquier tipo de momento, pero se ha visto que uno de los mayores desencadenantes está relacionado con que la persona que desarrolla la tarea vive bajo el mismo techo que el anciano, ya sea familiar o un profesional.

Trabajar demasiadas horas en el cuidado

En aquellos casos en los que no vivan juntos, pero sí suceda que el trabajo le lleve más horas de lo normal, los sentimientos de los cuidadores de ancianos pueden verse afectados, ya que no consiguen tener una vida equilibrada entre lo laboral, el descanso y las relaciones sociales. En este sentido, será muy importante priorizar sus cuidados emocionales.

Dejar de socializar

El síndrome del cuidador es aquel que se caracteriza por la presencia de estrés, irritabilidad, ansiedad, depresión, insomnio y hasta pérdida de apetito. Es muy normal en aquellas personas que llevan a cabo tareas de cuidado dependiente, donde dejan de realizar sus actividades cotidianas por priorizar su trabajo.

No descansar lo suficiente

Otra de las causas de inestabilidad en cuidadores de adultos mayores es el no lograr descansar lo suficiente. Sin dudas, se trata de una figura que debe estar alerta ante cualquier tipo de urgencia o situación inesperada que pueden suceder en cualquier momento del día, por lo que tener un buen descanso es fundamental y uno de los principales cuidados para el cuidador que se deben tener en cuenta.

Tener dificultades financieras

Las emociones de los cuidadores de adultos mayores también pueden verse afectadas en casos en los que se encuentren en una situación financiera complicada. Ya sean familiares o profesionales que se dediquen a este tipo de trabajos, es normal que destinen una gran cantidad de horas a los cuidados, por lo que le resta tiempo libre para realizar otro tipo de actividades económicas.

Posibles consecuencias negativas de esta conducta

El cuidado dependiente también pretende que quien lo desarrolla pueda verse afectado y experimentar consecuencias muy negativas. Como en el síndrome del cuidador, las personas sufren el desgaste físico, psicológico, emocional y de su salud en general en el cuidado. Algunas consecuencias de este tipo de conductas son las siguientes:

Estrés y ansiedad 

Como la ayuda a adultos mayores debe ser recurrente y cotidiana, muchas veces los sentimientos de los cuidadores de ancianos quedan de lado, lo cual les suele generar estrés y ansiedad. A esto se suma la responsabilidad que cargan al buscar que la persona pueda tener una buena calidad de vida. 

Soledad- aislamiento social

Las preocupaciones para poder acudir a cada una de las emociones en el adulto mayor y el cansancio de cuidar, generan que muchas veces los cuidadores no tengan la motivación de salir de casa para participar de actividades sociales y recreativas. Este tipo de sentimiento puede generar aislamiento del trabajador y ser un impedimento a la hora de realizar sus tareas.

Culpa

Los sentimientos de los cuidadores de ancianos también pueden verse afectados por la culpa que sienten a diversas situaciones: desde no cumplir sus propias expectativas al momento de atravesar procesos como puede ser una depresión en el adulto mayor, hasta no tener el tiempo suficiente de realizar actividades y hobbies, poder tratar la dependencia en el anciano o priorizar sus propios cuidados emocionales.

Miedo

El miedo es otra de las consecuencias negativas que puede afectar al trabajador. Este tipo de sentimiento se puede dar para con el adulto mayor, en el caso de que se tema a no poder cumplir su función como se lo merece, o también en casos en los que se preocupan porque la salud empeore bajo su cuidado. 

Tristeza

La tristeza es una de las emociones de los cuidadores de adultos mayores más comunes y uno de sus grandes enemigos. Se trata de un sentimiento difícil de abordar, ya que es un modo natural de reaccionar ante una situación que genera tensión emocional, pero que a su vez puede afectar el modo en que desarrolla sus tareas.

Te puede interesar leer también: Comidas para un anciano que no quiere comer.

Conclusión

En este artículo pudimos profundizar acerca de los cuidados emocionales que necesitan los cuidadores de adultos mayores y en las consecuencias de salud que puede traer no prestarles la atención suficiente. 

Si te interesa conocer todo lo relacionado con los cuidados paliativos, actividades terapéuticas y la nutrición de los mayores, te invitamos a nuestro Programa de Cuidado del adulto mayor, donde aprenderás con increíbles expertos. ¡Regístrate ahora!

sandra-santos
Escrito por Sandra Santos

Licenciada en Gerontología

Experta en Bienestar