+1 (305) 908-3413

¿Qué son los entornos físicos saludables y cómo lograrlos?

6 min de lectura
que-son-los-entornos-fisicos-saludables-y-como-lograrlos

Uno de los objetivos más deseados por las personas es lograr una buena calidad de vida. Para esto, llevamos a cabo un sinfín de medidas como dietas, tratamientos cosméticos, visitas continuadas a todo tipo de médicos, actividad física, nutrición, terapia y muchas más. Sin embargo, muy pocas veces consideramos necesario tomar medidas con respecto a los entornos físicos saludables

En definitiva, tener una vida sana es más que consumir alimentos nutritivos o caminar diariamente, aunque estos hábitos ayudan mucho. También es necesario construir y promover entornos y estilos de vida saludables.

Pero ¿cómo hacerlo? y ¿de qué se tratan exactamente los entornos físicos saludables? En este artículo te lo explicamos y además te compartiremos algunos ejemplos de entornos saludables. ¡Sigue leyendo!

¿Qué son los entornos físicos saludables?

Tal y como explica el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los entornos físicos saludables son aquellos que proporcionan los elementos indispensables para nuestra salud física, psíquica y emocional. Entre ellos están: el aire de buena calidad, el agua y el alimento suficiente para toda la comunidad. 

Pero, en la medida de lo posible, se aspira también a prácticas y hábitos relacionados con estos elementos: alimentación saludable, cuidado de los recursos, reciclaje, responsabilidad afectiva, empatía hacia los otros, prevención de enfermedades y accidentes, esparcimiento seguro, entre otros. 

Todas las actividades e intervenciones intersectoriales orientadas hacia la promoción, prevención y la participación, contribuyen a generar y sostener entornos y estilos de vida saludables.

¿Cómo lograr un entorno físico saludable?

Ahora bien, seguro te has preguntado: ¿cómo lograr entornos favorables para la salud? Cabe aclarar que estos pueden darse en cualquier espacio que habitemos de forma cotidiana: el hogar, la escuela y la comunidad. Veamos algunas prácticas a implementar para garantizar mejores entornos:

Gestión de los residuos

Cuidar la cantidad de residuos que producimos, así como elegir a conciencia qué hacemos con ellos, es de vital importancia. Las buenas prácticas de reciclaje y gestión de la basura no solo evitan aumentar los niveles de contaminación, sino que también permiten fomentar otro tipo de prácticas como la reutilización, reducción de consumo y un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles.

Nutrición

La nutrición es fundamental a la hora de crear entornos y estilos de vida saludables. Saber qué consumimos y de dónde vienen los alimentos que ingerimos es muy importante. Debemos tener un control de las formas, la periodicidad y las cantidades en las que los comemos, así como también es importante garantizar la inocuidad alimentaria. 

Tener una buena alimentación contribuye a mejorar la salud y fortalecer el organismo, sobre todo en el caso de los superalimentos, ingredientes con gran presencia de vitaminas, minerales, proteínas y fibras. Recuerda que lo más importante es conocer a profundidad lo que comes. 

No olvides que la forma de cocción de los alimentos también es importante para evitar ciertas enfermedades y problemas de salud.

como-crear-entornos-saludables

Limpieza e higiene

La limpieza e higiene en hogares, escuelas y sitios de trabajo —también, por supuesto, en el área de la cocina—, permite mantener espacios seguros y saludables para todos. Un aseo adecuado y a conciencia disminuye la aparición de bacterias y gérmenes, además de prevenir la proliferación de  plagas como insectos y roedores, los cuales aumentan el riesgo de contraer enfermedades.

Actividad física

Así como la limpieza y la nutrición son muy importantes a la hora de crear entornos favorables de trabajo o estudio, también el ejercicio juega un rol fundamental. 

La importancia de la actividad física es tal, que incluso la OMS elaboró el “Plan de acción sobre actividad física 2018-2030: “Más personas activas para un mundo más sano”. Esto con el objetivo de reducir el sedentarismo en adultos y adolescentes en un 15% para el 2030.

Control de la contaminación visual y sonora

Al hablar de contaminación, lo más lógico es pensar en la polución del aire y los microplásticos en el agua. Esto es algo muy importante y dañino, aunque no es el único factor. La contaminación visual —luces, vallas, carteles y demás estímulos constantes— y la acústica —ruidos constantes y sonidos de gran volumen—, son detalles que pueden llegar a arruinar los entornos físicos saludables

Crear un ambiente saludable requiere actuar para reducir también estos tipos de contaminación, los cuales tienen un impacto negativo en nuestra salud.

5-formas-de-crear-y-sostener-entornos-fisicos-saludables

Beneficios de un entorno físico saludable 

  • Menor riesgo de padecer enfermedades.
  • Mayor calidad en el ambiente.
  • Mejoramiento en las condiciones y estabilidad de la salud de la comunidad.
  • Aumento de la energía.
  • Disminución del estrés y mejor descanso.
  • Mejor integración de la comunidad en diferentes espacios.

Ejemplos de entornos saludables

Para terminar de comprender el concepto, su importancia y cómo ponerlo en práctica, veamos algunos ejemplos de entornos saludables:

Campañas de reciclaje

Así como es necesario crear buenos hábitos alimenticios para mantener un entorno saludable, también se debe difundir la conciencia ambiental y las prácticas de reciclaje. Un gran ejemplo de esto son las iniciativas gubernamentales o municipales, las cuales buscan inculcar este hábito en los ciudadanos.

Botes de basura diferenciados e identificados para entender qué tipo de residuos admiten; campañas educativas sobre la importancia del reciclado; y actividades comunitarias de fomento, son habituales en diferentes sectores. Asimismo, se puede colaborar con organizaciones o cooperativas que trabajen con materiales reciclados y reciclables.

Pausas activas

Tal y como mencionamos anteriormente, la actividad física es clave para favorecer entornos saludables.

Ten en cuenta esto, y promueve las pausas activas en espacios escolares y laborales. Estas son momentos de esparcimiento, sobre todo en períodos largos de tareas sedentarias, y se caracterizan por incluir movimiento: caminatas, bailes, pequeñas rutinas de ejercicio y/o estiramientos, los cuales son entretenidas y conllevan cierto nivel de actividad física.

Huertas escolares

Otro de los ejemplos de entornos saludables es la promoción de huertas escolares y/o relaciones estrechas entre las escuelas y los productores locales. Esto provee alimentos sanos y frescos a los niños, a la vez que les enseña a los más pequeños la importancia de una dieta equilibrada y sana.

como-crear-una-huerta

Conclusión

Los entornos físicos saludables contribuyen significativamente a una mejor calidad de vida, y la nutrición juega un papel fundamental en estos espacios. Esto da cuenta de la importancia de la alimentación a la hora de llevar una vida saludable.

Nuestro Diplomado en Nutrición y Salud trabaja de manera conjunta estos conceptos y te enseña todo lo que debes saber para cuidar de todos los miembros de tu comunidad. Anímate y aprende más sobre este tema. ¡Te esperamos!

Julio César Bobadilla
Contribuidor en Escuela Bienestar