Ejercicios de mindfulness para niños

9 min de lectura

Los niños y niñas tienen una capacidad innata para activar el estado de mindfulness o atención plena ¿recuerdas cómo cuándo eras niño podías observar con mucho detenimiento o estar atento a los sentidos del cuerpo? la atención plena es una cualidad que se puede cultivar desde la infancia para ayudar a los niños a tomar conciencia de sí mismos y también su entorno, esta etapa es un momento ideal para sembrar esta poderosa semilla.

La mejor forma de acercar a un niño a la práctica del mindfulness es que los adultos cercanos también lo practiquen, no se trata de ponerles una obligación o deber sino de acercarse amorosamente a la práctica con el ejemplo, así la integrarán de forma natural. El día de hoy aprenderás qué es el mindfulness infantil, cuáles son sus beneficios y algunos ejercicios de meditación para niños que puedes comenzar a practicar junto a ellos ¡Adelante!

El mindfulness y el estrés infantil

El mindfulness o atención plena es la capacidad humana de prestar completa atención al momento presente, por medio de la observación de cualquier pensamiento, sentimiento o situación que se despierte, sin emitir ningún juicio, simplemente observando.

Enseñar mindfulness y meditación para los niños permite que puedan adquirir muchas herramientas para afrontar sus experiencias tanto internas como externas, por medio de los sentidos los niños pueden desarrollar más autoconsciencia y equilibrio emocional potenciando así sus habilidades.

La continúa exposición al estrés es un estado de alerta que puede experimentar desde etapas muy tempranas, además de emociones como la ira y el dolor que son inevitables, algunas de las causas por las que los niños pueden sentir estrés es por la presencia violencia, excesiva exposición a las pantallas y aparatos móviles, preocupación por las tareas o sus calificaciones, demasiadas responsabilidades, problemas con sus amigos, cambió de escuela o casa, fractura familiar, problemas con el dinero, entre muchas otras razones.

Te puedes dar cuenta que un niño sintomas estrés por que presenta ciertos síntomas como disminución del apetito o cambios bruscos en los hábitos alimenticios, dolor de cabeza, pesadillas, trastornos del sueño, malestar estomacal, ansiedad, preocupación, decir que no puede relajarse, temores recurrentes o nuevos, ira, llanto o lloriqueo constante o comportamiento agresivo.

Es importante remarcar que en ningún momento queremos enseñarle al niño a eliminar o evadir ninguna emoción, ni siquiera el estrés y el miedo, ya que todas las emociones tienen una función y es necesario que las experimente y reconozca a lo largo de toda su vida, lo que queremos es ayudarle a relacionarse de forma más sana con todas sus emociones, al observarlas y no actuar bajo sus impulsos.

¡Cuando enseñas mindfulness y meditaciones para niños cultivas bienestar psicológico, cognitivo y social!

Si quieres aprender más sobre las bases de esta práctica recuerda consultar el artículo “fundamentos del mindfulness” donde te platicamos todo lo que contempla esta disciplina.

Beneficios del mindfulness para niños

Actualmente se ha comprobado que el mindfulness y la meditación para niños cuenta com múltiples beneficios a nivel mental, físico y emocional entre los que se encuentran:

  • Estimulo de áreas cerebrales relacionadas a la atención, concentración y memoria.
  • Mejora su creatividad e imaginación.
  • Hay mayor inteligencia emocional, ya que pueden reconocer, comprender y gestionar mejor sus pensamientos y emociones.
  • Gestión del estrés y de emociones como el miedo.
  • Mejora su salud, gracias a que aumenta su relajación física y mental.
  • Mayor confianza en sí mismos.
  • Mejora sus relaciones y habilidades con los demás niños así como personas, ya que son más compasivos y agradecidos.
  • Aumenta su autocontrol, son más capaces de observar en vez de actuar por impulso.
  • Capacidad de resiliencia.
  • Amabilidad y compasión.
  • Amor propio y autocuidado.

Podrás darte cuenta que muchos de los beneficios que el mindfulness reporta en adultos también se presentan en los niños, esto es por que desde tempranas edades se comienza a interactuar con las emociones y los pensamientos ¡la mente y el corazón son partes intrínsecas! practicar mindfulness desde edades muy tempranas permite que los niños integren los lentes de la atención plena de forma más sencilla y natural, no tienen que reaprenderlo si no que se vuelve familiar desde los primeros años de su vida.

Claves para enseñar mindfulness a los niños

Estás listo para mostrar el mindfulness a tus hijos, alumnos o familiares cercanos pero ¿cómo contarle sobre esta práctica? Cuando le propongas al niño prácticar mindfulness dale una explicación simple pero divertida, puedes decirle que van a poder observar todo lo que ocurre a su alrededor, puede aplicarlo cuando este nervioso o enojado, también le puede ayudar para hacerle sentir bienestar, muestrale que con esta práctica la comida sabe más sabrosa y cualquier acto como caminar se vuelve único.

Además de este hay otros consejos que puedes considerar:

  • Los niños no pueden aprender algo que no observan, si quieres que tu hijo utilicé el mindfulness es muy importante que personas cercanas a el lo práctiquen, de lo contrario puede verlo como una obligación que le impones, tener un modelo a seguir hace toda la diferencia.

Si te gustaría aprender a meditar consulta el artículo “¿Cómo aprender a meditar? Guía práctica” para aprender a integrar este hábito en tu vida.

  • Al inicio realiza prácticas cortas formales de 5 a 10 minutos.
  • La primera vez que utilices el mindfulness intenta que el niño se encuentre tranquilo, si esta estresado, triste, tiene muchas ganas de correr o jugar no es un buen momento.
  • Nunca se lo impongas como obligación o deber, los niños tienen que sentirse atraídos naturalmente, enséñale que es un tiempo de respiro y relajación, haz que despierte su curiosidad y prácticalo junto a ellos.
  • El mindfulness tiene que ser cómodo para cada niño, adapta la práctica a su edad, personalidad, etapa de vida y características, para lograrlo experimenta muchos ejercicios e integra lo que más te funcione.
  • Utiliza metáforas y cuentos para explicar las diferentes técnicas de mindfulness y meditación para niños, recuerda que tienen despierta su creatividad e imaginación, haz que la práctica sea entretenida para ellos.
  • Siempre práctica mindfulness en situaciones que sean cómodas y positivas.
  • Si te funciona prepara un sitio agradable para que el niño pueda realizar la práctica.
  • Antes de comenzar siempre pregúntale cómo se siente este día, muestra amabilidad ante cualquier sentimiento o circunstancia que te platique, recuerda que esta abriéndose a ti, toda experiencia es aceptable, práctica la escucha.
  • Si se distrae enséñale que es completamente normal, muéstrale cómo a ti también te pasa y cada que le ocurra puede regresar amablemente y con mucho cariño.
  • Platicale tus propias experiencias con el mindfulness, eso le ayudará a adaptarlo más a su vida cotidiana, dejalo que te platique sus experiencias ya sean “positivas” o “negativas”.
  • Fortalece la constancia y los hábitos, procura que tengan un momento en el que siempre puedan realizar un ejercicio de mindfulness o meditación, intenta que sean distintos cada día.
  • ¡Mantener la práctica simple pero divertida!

Ejercicios de mindfulness infantil

Muy bien, por último queremos regalarte 6 ejercicios que puedes comenzar a adaptar en casa ¡no te los pierdas!

La bola de nieve

Este ejercicio funciona cuando están enfadados o nerviosos, consigue una bola de nieve o domo de nieve navideño y pídele a los niños que la agiten, después haz que observen como al agitarla el panorama se nubla, mientras que al parar la nieve se asienta y todo se vuelve más claro, explica cómo la mente es como la bola de nieve, cuando estás atrapado en pensamientos y emociones se vuelve difícil ver con claridad, por lo que tus decisiones pueden no ser las mejores, cuando la mente se encuentra en calma podrán observar mejor.

Sonidos de la campana

Toca una campana o cuenco tibetano y pide al niño que preste atención a este sonido hasta que ya no puedan escucharlo, después de aprender cómo puede tocar el pero hazle notar como el sonido comienza y finaliza percibiendo los tonos y texturas.

Hacer burbujas

Realicen juntos una inspiración profunda y lenta, posteriormente al exhalar hagan una burbuja, motivalos para que presten mucha atención en cómo se forman las burbujas, que noten cómo se separan, explotan o flotan, además de que cada una es diferente.

Los ojos del tacto

Venda los ojos de los niños y coloca varios objetos pequeños con distintas texturas y formas, posteriormente cada niño tocará un objeto y tendrá que describir todas las características que está experimentando.

Respiración con flores

Dile a los niños que cierren sus ojos y ubicarlos en un lugar mágico, al inhalar imaginen que huelen un campo de margaritas y al exhalar sueltan el aire soplando como si quisieran soplar una hoja, repite por unas cuantas respiraciones, al concluir abran los ojos lentamente, animalo a observar todo a su alrededor, notando las formas y colores.

Encuentra el color

Este ejercicio sirve cuando van de viaje o de paseo, pide al niño que piense en el color que e´l quiera, después tienen que buscar las cosas de ese color durante todo el viaje, pueden cambiar de color varias veces o también buscar formas.

ejercicios de meditación para niños en Aprende Institute

Las prácticas de mindfulness pueden adaptarse desde niños de 3 años, observa cómo integra los ejercicios para ajustalos a sus características, recuerda que debe ser cómodo y divertido para él, con la práctica de mindfulness y meditación para niños aprenderán a observar.

¡La meditación y el mindfulness pueden a sembrar cualidades como la paciencia, confianza y aceptación! Recuerda enseñar desde el ejemplo ¡tu puedes!