+1 (305) 908-3413
Nallely Kimberly Gámez Rocha
Nallely Kimberly Gámez Rocha
Docente en Escuela Bienestar
7 min de lectura

Tipos de carácter: diferencias y rasgos

tipos-de-caracter-diferencias-y-rasgos

Cuando comenzamos a conocer a una persona, el carácter suele ser uno de los principales indicadores para darnos una idea del tipo de personalidad que tiene. Pero más allá de catalogar a alguien como sensible, intenso o nostálgico, debes saber que existen diversos tipos de carácter que puedes explorar para conocer a profundidad a una persona. 

¿Qué es el carácter?

El carácter es mucho más que la forma en la que nos comportamos, es el principal elemento para definir nuestra individualidad en un mundo cada vez más globalizado. Pero, ¿qué es exactamente el carácter? La RAE lo define como un conjunto de cualidades o circunstancias propias de una persona

En palabras más amplias, el carácter nos define como personas y determina nuestro actuar en un gran número de circunstancias diarias. Un gran número de expertos señala que el carácter se forma a partir del nacimiento mismo de la persona, y se desarrolla a través de un sinnúmero de vivencias o experiencias

Por esta razón, se considera que el carácter de una persona puede modificarse a medida que se enfrenta a situaciones nuevas o desconocidas. Conviértete en un experto en este campo y comienza a cambiar tu vida y la de los demás con nuestro Diplomado en Inteligencia Emocional y Psicología Positiva. 

que-es-el-caracter

¿Qué conforma el carácter?

El carácter es un concepto que lleva bastante tiempo entre nosotros, al grado incluso de ser el objeto de estudio de la caracterología. Esta disciplina fue acuñada por el filósofo alemán Julius Bahnsen con el fin de estudiar la construcción de tipologías y teorías sobre el carácter humano. 

Pero, más que categorizar la forma de ser de una persona dentro de una disciplina o ciencia, es importante comprender los 3 componentes básicos que nos dan nuestra individualidad. 

  • Emotividad. 
  • Actividad. 
  • Resonancia. 

Emotividad 

La emotividad es la capacidad de una persona de experimentar emociones en diversas circunstancias, y se clasifica normalmente en personas emotivas y no emotivas. Las primeras son aquellas que pueden fluctuar entre el extremo de una emoción a otra, mientras que los no emotivos suelen tener una respuesta emocional más baja. 

Actividad 

Se entiende actividad como un conjunto de acciones o conductas que llevamos a cabo diariamente y que forman parte del carácter. Aquí se encuentran los activos, los que sienten la necesidad de mantenerse en constante movimiento o actividad, y los inactivos, aquellas personas de personalidad pasiva que economizan su actuar para hacer lo justo y necesario. 

Resonancia 

La resonancia indica el tiempo de impresión hacia un acontecimiento y el lapso necesario para volver a la normalidad ante dicho acto. Se clasifica entre primarios, los que pueden consolarse y reconciliarse rápidamente; y los secundarios, que permanecen largo tiempo afectados por alguna impresión. 

que-compone-el-caracter

Diferencia entre personalidad, carácter y temperamento 

Hasta ahora, puede sonar sencillo definir lo que significa carácter; sin embargo, aún existe confusión entre este concepto y otros términos como personalidad y temperamento. 

Antes que nada, podemos definir el temperamento como una disposición general del individuo hacia el mundo, o mejor dicho, su forma de relacionarse con la realidad. Este se compone o procede de la herencia y aunque muchos lo consideran inmutable, lo cierto es que el temperamento también se puede trabajar y mejorar. 

Por su parte, la personalidad está compuesta por los dos conceptos mencionados anteriormente: el temperamento y el carácter. Esta engloba un gran número de variables como las virtudes, los defectos, las tendencias, los sentimientos y los pensamientos. La personalidad es compleja, singular y rica en matices, además de que suele mantenerse estable en diversas situaciones.  

Tipos de carácter del ser humano y sus características

Aunque se pueda pensar que los tipos de carácter del ser humano comenzaron a estudiarse recientemente, lo cierto es que la primera clasificación fue propuesta por René Le Senne a principios del siglo XX. Hoy en día, el carácter se orienta también a la sociedad y el medio en el que se desarrolla, lo que influye en la personalidad y las creencias positivas y negativas de las personas. 

Carácter apasionado (emotivo, activo, secundario) 

Las personas de carácter apasionado destacan por su alta emocionalidad. Son activas y tienden a aferrarse a sus emociones hasta el final, aunque también son muy independientes y concentradas. Suelen mantener emociones difíciles por largos periodos. 

Carácter nervioso (emotivo, inactivo, primario) 

Son personas que sienten intensamente todos los estímulos del mundo exterior. En cualquier circunstancia se puede disparar su sensibilidad hiperestesiada, aunque no son muy activos. Guardan un gran potencial energético que se manifiesta en instintos y pulsiones, por lo que pueden reaccionar de forma desmedida e instantánea sin medir las consecuencias. 

Carácter flemático (no emotivo, activo, secundario) 

Es el tipo de carácter que se distingue por sus cualidades individualistas, metódicas y ordenadas. Las personas con este carácter son individuos altamente adaptables a diversas situaciones, poco expresivos, inteligentes y fríos. Es una de las clases de carácter de mayor estudio e investigación. 

Carácter sentimental (emotivo, inactivo, secundario) 

Una persona sentimental se caracteriza por ser tímida, además de disponer de una vida emocional extensa. Suelen preferir la soledad, son pesimistas y desconfían de los demás. Destacan también por acentuar la calidad de sus vínculos por sobre la cantidad. 

Carácter colérico (emotivos, activos, primario)

Son personas muy activas que suelen involucrarse en situaciones de estrés y presión. Suelen ser impetuosas en sus relaciones personales e improvisan diversas acciones sin medir sus actos. Son impacientes pero muy responsables, rebosantes de energía y con una gran pericia para resolver problemas. 

Carácter sanguíneo (no emotivo, activo, primario) 

Son personas que tienden a satisfacer sus necesidades de forma rápida. Son inteligentes y activos, además de ser poco sensibles. Pueden ser fríos y recurrir a mentiras y manipulaciones, aunque son optimistas y cariñosas en sus relaciones así no sean muy profundas.  

Carácter amorfo (no emotivo, inactivo, primario) 

Las personas amorfas son aquellas que destacan por su despreocupación y notable consistencia en casi todos los aspectos de su vida. Son impuntuales, perezosas y no suelen seguir las normas de conducta. No suelen planear debido a la implicación de un esfuerzo; sin embargo, también son sinceras, amables y tolerantes. 

Carácter apático (no emotivo, inactivo, secundario) 

Los apáticos son personas rutinarias, melancólicas, indiferentes y testarudas. Suelen engancharse al pasado, además de no buscar la innovación en ningún ámbito de su vida. Carecen de imaginación e interés, pero suelen ser personas tranquilas y confiables. 

principales-tipos-de-caracter

Conclusión

Los tipos de carácter y temperamento no solo dan forma a nuestra personalidad, sino que también determinan nuestro actuar ante cualquier situación y nos preparan para cualquier eventualidad. 

¿Cuál es tu tipo de carácter? ¿Tienes más de uno? Si te interesa explorar aún más esta temática, visita nuestro Diplomado en Inteligencia Emocional, donde podrás aprender a identificar y entender los sentimientos propios y ajenos, de la mano de los mejores profesionales.