+1 (305) 908-3413

¿Cómo preparar las mejores albóndigas caseras?

5 min de lectura
plato con albóndigas con salsa

En gastronomía siempre se pueden experimentar cosas nuevas, y eso es tal vez lo mejor que tiene esta disciplina. La idea de ser creativo y el mundo de posibilidades que abre es lo que atrae tanto a los comensales y chefs de todas partes del mundo. 

Muchos saben hacer albóndigas, pero pocos son los que logran, por textura y sabor, generar un antes y un después en el paladar de quien la consume. Por este motivo, siempre es bueno tomar consejos para mejorar nuestra receta personal.

¿Cómo se hacen las albóndigas, entonces? Hay muchas formas, esa es la realidad, pero aquí intentaremos aconsejarte para que hagas las mejores posibles. Si deseas hacer unas albóndigas que dejen perplejos a los demás, sigue leyendo el artículo. ¡Comencemos!

¿Qué son las albóndigas?

Las albóndigas son de bolas de carne de res y con frecuencia vienen condimentadas con curry japonés. Hay otras variantes, como las que se preparan a base pescado mezclado con huevos. También se pueden agregar condimentos como perejil o comino.

El término “albóndiga”, por su parte, viene del árabe “al-bunduqa”, que significa “la bola”. Por lo que se pudo recabar, los registros más antiguos vienen de Grecia, pero fueron los árabes los que las fueron exportando al resto del mundo con el correr de los años.

Las albóndigas de carne molida, al principio, eran un plato de clase alta, y no tanto un recurso económico de las clases menos pudientes. De hecho, las clases bajas solían comprarlas ya hechas, por lo que no las preparaban en la casa.

Lo cierto es que el plato se ha vuelto muy popular, más allá de su origen elitista. Si deseas saber cómo se hacen las albóndigas, te recomendamos que sigas leyendo.

¿Cómo preparar las mejores albóndigas caseras?

Si quieres saber cómo hacer un buen almuerzo con albóndigas, sigue los siguientes pasos:

Remojar pan en leche

Para que nuestras albóndigas caseras salgan ricas, es de vital importancia hacer este paso. En un bol, pon leche, y luego coloca trozos de pan para remojarlos. El pan debe absorber la leche, así que mientras lo hace, puedes avanzar con el siguiente paso.

Armar la mezcla

El siguiente paso para hacer unas buenas albóndigas de carne molida, es poner toda la carne en un bol amplio. Luego, agrega ajo en polvo, sal, perejil, huevo sin batir, y pimienta negra. Esto se puede hacer mientras el pan absorbe la leche.

Agregar el pan y amasar

Para seguir con las albóndigas caseras, el siguiente paso es agregar el pan a la mezcla. Una vez que haya absorbido bien la leche y esté blando, amasa hasta que todos los ingredientes queden perfectamente mezclados.

Reposar

Con el agregado del pan y el amasado, quedará la mezcla final que dará forma a las albóndigas caseras. Sin embargo, todavía no es hora de hacer las bolas. Primero deberás dejar reposar la mezcla en la nevera durante dos horas, para que la carne tome el sabor de todos los ingredientes.

Hacer las bolas

Una vez que hayan pasado las dos horas y la carne haya tomado el sabor de los ingredientes, es hora del producto final. Debemos formar todas las bolas que nos permita la cantidad que hemos hecho, de la forma y tamaño que más nos guste. Una vez hechas, las freímos y listo.

¿Cuáles son los mejores acompañamientos para las albóndigas?

Hacer un buen almuerzo con albóndigas no es solo saber preparar el producto estrella. Tal como sucede con las milanesas o las salchichas, elegir un buen acompañamiento para las albóndigas es clave a la hora de servirlas. A continuación, te daremos algunas opciones que no fallarán a la hora de querer agasajar a los comensales.

Puré

El clásico puré de papas es una moneda corriente en los platos con albóndigas. Si tienen salsa de tomate o barbacoa, agregarles puré de papas dará una sensación de pastel de papas, una comida que no falla en ninguna ocasión.

albondigas con pure

Judías verdes

Las judías, también conocidas como arvejas, son una gran guarnición en este caso, aparte de ser una buena alternativa vegana. También funcionan con la salsa de tomate, pero además pueden hacer un gran equipo con albóndigas picantes, ácidas, o con ajo y cebolla.

Arroz

Este cereal no solo es delicioso cuando es el centro del plato, sino que también puede funcionar como una excelente guarnición. El arroz sazonado puede hacer un buen equipo con las albóndigas, y si le agregas una salsa o vinagreta, su sabor te hará ver las estrellas.

Conclusión

Ya sabemos cómo hacer unas buenas albóndigas caseras y cómo acompañarlas. Hemos entendido que las albóndigas pueden adquirir distintos sabores dependiendo de lo que les agreguemos, y que nuestra elección dependerá de la experiencia que queramos generar.

Sin embargo, todavía hay mucho más por aprender si deseas transformarte en un buen chef. Por eso, para ser un as en el arte de la gastronomía, te recomendamos que te inscribas en nuestro Diplomado en Cocina Internacional, donde nuestros especialistas te darán las mejores herramientas. 

Por otro lado, si buscas usar tus conocimientos para abrir tu propio restaurante, también puedes inscribirte en nuestro Diplomado en Creación de Negocios. ¡Te esperamos!

Víctor Herrera
Docente en Gastronómica