+1 (305) 908-3413

¿Cómo identificar una sobrecarga eléctrica?

5 min de lectura
como-identificar-una-sobrecarga-electrica

Si hay algún conflicto habitual en hogares, negocios o cualquier tipo de espacio habitado, ese suele ser la sobrecarga eléctrica. Y es que la electricidad puede llegar a ser imprevisible, y tendemos a subestimarla. 

El problema es que cuando la corriente se sale de control, puede traer graves consecuencias a la instalación eléctrica, los electrodomésticos y, sobre todo, a la infraestructura de la casa o negocio. En definitiva resulta un riesgo en todos los aspectos.

Pero ¿qué es una sobrecarga eléctrica? ¿Por qué se originan y cómo identificarlas antes de que se conviertan en un problema mayor? Si quieres conseguir clientes como electricista o, simplemente, saber qué señales deben preocuparte, este artículo te dará toda la información necesaria. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es una sobrecarga eléctrica?

Llamamos carga eléctrica al nivel de energía presente en cualquier cuerpo, ya sea aislante o conductor. Este puede tener a su vez carácter positivo, negativo o neutro.

La sobrecarga eléctrica se define como el exceso de corriente en un circuito. Es decir, sucede cuando hay más energía de la que puede soportar. Por lo general viene dada por el desconocimiento de las personas, lo que los lleva a sobrecargar los dispositivos y sobrepasar su capacidad. 

Si bien es una de las averías eléctricas más comunes, las sobrecargas eléctricas pueden clasificarse en dos tipos: las transitorias, que duran apenas milisegundos —aunque eso no las hace menos dañinas, ya que suponen una sobrecarga de gran dimensión—; y las continuas, consecuencia de una mala instalación.

Estas  son algunas señales de una sobrecarga:

  • Luces que empiezan a parpadear o a atenuarse.
  • Zumbidos u hormigueo en las conexiones o tomacorrientes.
  • Olor a quemado que proviene de las conexiones eléctricas.
  • Paneles, tomacorrientes y placas de pared calientes o descoloridos.
  • Equipos de alta potencia que no funcionan correctamente.

¿Cómo se originan las sobrecargas eléctricas?

Ahora bien, ¿cómo se produce una sobrecarga eléctrica? Los motivos son variados, pero todos tienen que ver con una corriente que excede la capacidad de la instalación eléctrica. Veamos algunos ejemplos:

Demasiados dispositivos conectados 

Esta es la causa más habitual de sobrecarga: el conectar muchos dispositivos en el mismo circuito. A veces, el desperfecto no sucede hasta que se utilizan varios a la vez, ya que esto exige demasiada electricidad en un momento determinado.

Aislamiento deteriorado

Otro posible motivo de las sobrecargas es cuando el aislamiento que protege los cables está deteriorado o en proceso de deterioro. Claro que esto dependerá también de los tipos de cables eléctricos, pero por lo general se pierde un porcentaje de la corriente, lo que hace que los aparatos consuman más energía durante su funcionamiento.

Fusibles defectuosos o antiguos

Los fusibles o disyuntores defectuosos son los grandes culpables de cualquier tipo de sobrecarga, ya que no regulan la energía que pasa por ellos. Además, las conexiones o fusibles antiguos aumentan el riesgo, pues son más propensos a quemarse.

Dispositivos de alto consumo

Los dispositivos que consumen mucha energía también suelen causar sobrecargas eléctricas, justamente porque exigen a los circuitos un esfuerzo mayor al habitual.

Pocos circuitos

Cuando una misma casa tiene solo uno o dos circuitos encargados de controlar la mayor parte de los ambientes, es muy probable que ocurra una sobrecarga. Esto es algo típico de las edificaciones antiguas.

causas-de-las-sobrecargas-electricas

¿Cómo identificar o prevenir una sobrecarga eléctrica?

Los daños que causa una sobrecarga eléctrica son bastante variados, e incluso pueden afectar la salud de las personas que habitan o trabajan en el lugar. Es importante saber identificarlas, pero sobre todo, evitarlas.

Las señales más comunes de una sobrecarga ya las mencionamos antes: luces parpadeantes, zumbidos y olor a quemado en las conexiones eléctricas, paneles eléctricos sobrecalentados o equipos de alta potencia que no funcionan.

Ahora veamos algunas medidas de prevención de riesgos eléctricos en lo que a sobrecargas se refiere:

No usar la capacidad total de la instalación

Una buena medida para prevenir cualquier sobrecarga eléctrica en las instalaciones es evitar utilizar su capacidad total. Para esto, será necesario también revisar los cables conductores de la instalación, así como todos los equipos que estén conectados. Esto evitará cables expuestos o pérdida de energía por alguna grieta.

revisando-cargas-electricas

Respetar las normas técnicas de las instalaciones

Otra forma de evitar problemas de sobrecargas es respetar en todo momento las normas técnicas dadas para el funcionamiento de las instalaciones eléctricas. Esto con el fin de que queden bien distribuidos y sea más sencillo identificar cualquier inconveniente.

Asimismo, si las conexiones ya están hechas al momento de la mudanza, será necesario actualizar el sistema eléctrico, ya que muchos problemas ocurren en instalaciones antiguas. Estos momentos son idóneos también para reordenar las conexiones y evitar problemas.

reinstalando-conexiones

No usar todos los aparatos eléctricos a la vez

Ya mencionamos cómo enchufar muchos dispositivos a la vez puede generar una sobrecarga. Por eso, para evitarlas es importante no caer en estas situaciones y tener cuidado con los aparatos que consumen mucha energía.

También es conveniente evitar el uso de extensiones de forma recurrente, ya que son más propensas de sufrir sobrecargas.

conexiones-seguras

Conclusión

Como puedes ver, una sobrecarga eléctrica es más común de lo que crees, y por eso es muy importante saber cómo identificarla y qué reparaciones hacer en tu hogar para no tener que pasar por esta experiencia. 

Si quieres aprender más al respecto, te invitamos a estudiar el Diplomado en Instalaciones Eléctricas. Nuestros expertos te acompañarán y compartirán sus mejores consejos, técnicas y herramientas para dominar esta labor. ¿Qué esperas? ¡Inscríbete hoy mismo!

Manuel Franco